Actualizado 25/04/2011 20:33 CET

La gestión de cada hospital se debe adaptar a su entorno exterior e interior

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

La gestión de cada hospital se debe adaptar a su entorno exterior, al tipo de paciente, y a su entorno interior, teniendo en cuenta los profesionales sanitarios con los que se cuenta y "no ser tan uniforme" porque las necesidades de cada hospital son "completamente diferentes", destaca el doctor César Pascual, responsable de la organización del XVII Congreso Nacional de Hospitales, que comienza este martes.

Este debería ser en opinión de Pascual el camino a seguir para lograr una gestión eficiente, que garantice la sostenibilidad del sistema sanitario. Asimismo, y según este experto, la gestión del futuro debería alejarse de la estructura organizativa transversal porque "ya no vale" y "nos vemos obligados a modificarla", a pesar de que todavía exista "cierta resistencia al cambio".

"Se debe abandonar el encorsetamiento del marco laboral porque no favorece que consigamos organizaciones eficientes", advierte Pascual, quien apuesta por adaptarse a la nueva situación de crisis con planteamientos basados en la innovación y en la optimización de recursos y no en la puesta en marcha "de medidas drásticas".

En este sentido, Pascual plantea, con motivo de este encuentro organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), opciones de cambio como la flexibilización horaria y la optimización de los recursos asistenciales, todo ello, teniendo "siempre en cuenta e incentivando" al personal sanitario.

Por otro lado, hace especial énfasis en la necesidad de abordar la asistencia sanitaria desde un punto de vista multidisciplinar. "No se puede trabajar por partes", sino que se debe "trabajar en proceso" entre los distintos especialistas con un responsable a la cabeza que otorgue "continuidad asistencial".

Esta es, a su juicio, la forma de adaptarse al reto de la atención al paciente crónico, que además es un paciente cada "vez más informado", que "pide involucrarse" en las decisiones sobre salud, lo que se traduce en un cambio en la relación médico y paciente.

Respecto a la colaboración público y privada, Pascual cree que es una opción a "tener muy en cuenta", que además está cada vez más presente en todas los sectores, pero "no es la opción definitiva". A este respecto, Pascual indica que la gestión privada "debe asumir el riesgo y ser más eficiente" y no caer "en los mismos errores", sino desarrollarse "con iniciativas que aporten oportunidades".