El gasto farmacéutico del SNS en febrero fue de 943 millones de euros, un 8,06% menos que el año anterior

Actualizado 18/03/2011 11:46:01 CET

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El gasto farmacéutico con cargo al Sistema Nacional de Salud (SNS) durante el mes de febrero fue de 943.898.498 euros, lo que supone un descenso de un 8,06% con respecto al mismo mes de 2010, según los datos sobre gasto a través de receta oficial remitidos a la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad por las comunidades autónomas.

Además, el crecimiento interanual es de -4,06 por ciento, unos datos que para el departamento de Leire Pajín reflejan la "tendencia claramente descendente" fruto de las medidas adoptadas por el Gobierno para reducir el gasto público en materia farmacéutica.

Por comunidades, las que más han reducido el gasto son Andalucía (-12,68%), Aragón (-12.48%), Galicia (-11,27%), Cantabria (-10,47%), La Rioja (-8,81%), y Navarra (-8,61%). En cambio, las que menos han reducido su factura con respecto al año anterior han sido Canarias (-0,20%) y Murcia (0,82%), la única con un crecimiento positivo.

En cuanto al gasto medio por receta, el dato de febrero reflejó un descenso del 12,87 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, lo que deja el crecimiento interanual del gasto medio por receta en un -7,17 por ciento.

Asimismo, en lo que respecta al número de recetas facturadas, las cifras de febrero (80.268.661) suponen un crecimiento del 5,52 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, lo que sitúa el aumento interanual en el 3,35 por ciento.

Las regiones donde más ha crecido el número de recetas son Melilla (32,2%), Baleares (16,6%) y Canarias (12,6), mientras que en Andalucía es donde menos ha variado el número de recetas con respecto al año anterior (0,67%).

Según asegura Sanidad, la entrada en vigor del nuevo sistema de cálculo de los precios de referencia el pasado 1 de marzo favorecerá que la tendencia de esta reducción del gasto se vaya a incrementar, produciéndose nuevos ahorros en el gasto público en medicamentos a la vez que se garantiza la prestación.