La fundadora de la comisión pro derecho al aborto considera "imprescindible" la investigación abierta por Enrique Múgica

Actualizado 01/08/2007 21:52:51 CET

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Empar Pineda, fundadora de la comisión pro derecho al aborto del movimiento feminista y portavoz de la Clínica Isadora, considera "imprescindible" la investigación abierta por el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, sobre la realización de abortos en la sanidad pública.

La portavoz dijo a Europa Press que "esta investigación es imprescindible para terminar con esta especie de doble moral: por un lado el aborto está despenalizado en tres supuestos y por el otro la sanidad pública no protege a quienes lo realizan".

Empar se declara satisfecha por la apertura de la investigación ya que según comentó "los verdaderos objetores de conciencia no son los ginecólogos, son los jefes de los servicios, en su mayoría contrarios al aborto". "Funciona el donde hay patrón no manda marinero, si el jefe no quiere que se hagan abortos en el hospital, los especialistas, muchas veces muy a su disgusto, se tienen que plegar a sus decisiones".

La fundadora de la comisión recordó "el caso del primer aborto legal en España, en el cual la doctora que lo realizó tuvo que enfrentarse a un juicio y a una persecución mediática cuando lo único que estaba haciendo era cumplir la ley". "Todo ello mientras las autoridades sanitarias se cruzaban de brazos, esperando hasta el último momento para intervenir en favor de la doctora".

"Si las autoridades sanitarias no hacen nada para apoyar a aquellos que defienden la práctica del aborto, los ginecólogos no van a querer ser mártires o héroes sin tener un respaldo y una seguridad que les proteja". "Los abortos no se realizan en centros públicos porque las autoridades no apoyan a los profesionales que los practican", concluyó Empar Pineda.