Publicado 21/07/2021 13:44CET

Las fundaciones MAPFRE y Grupo Siro repartirán dos millones de galletas para luchar contra la malnutrición en España

Visita a I+Dea, el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods, en El Espinar (Segovia).
Visita a I+Dea, el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods, en El Espinar (Segovia). - FUNDACIÓN MAPFRE/FUNDACIÓN GRUPO SIRO

EL ESPINAR (SEGOVIA), 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

Fundación Mapfre y Fundación Grupo Siro repartirán dos millones de galletas nutricionales enriquecidas con vitaminas y minerales para ayudar a cubrir las deficiencias nutricionales de 20.000 familias con carencias en su dieta.

Su distribución en España comenzará en septiembre y se realizará a través del proyecto Sé Solidario, de Fundación Mapfre, la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) y la red de voluntarios de MAPFRE.

Las galletas, que se repartirán de forma gratuita y que no están disponibles a la venta al público, han sido desarrolladas por Fundación Grupo Siro como suplemento a la alimentación y pueden proporcionar la energía y los nutrientes que necesita una persona para cubrir su aporte diario recomendado.

Este aspecto es clave ante la dificultad que tienen las entidades sociales para conservar, y por lo tanto proporcionar, alimentos frescos, esenciales para una dieta equilibrada.

La principal característica diferencial de esta galleta es que, por solo 30 céntimos, que es lo que representa el coste de 100 gramos, se garantiza el 50 por ciento de las vitaminas y minerales que necesita una persona al día. El producto contiene vitaminas A, B 1 , B 2 , B 3 , B 5 , B 6 , B 12 , C, D y E y ácido fólico, así como proteínas, calcio, hierro, magnesio, yodo y alto contenido en fibra.

Para su elaboración se han utilizado harinas integrales, aceite de girasol alto oleico y cantidades reducidas de sal y azúcares por debajo del límite crítico estipulado por la OMS, lo que ha permitido obtener una calificación de Nutriscore A.

También se han tenido en cuenta las recomendaciones del CODEX Alimentarius Global, así como los criterios del modelo de perfil de nutrientes de la Organización Panamericana de Salud.

"En España hay casos de hambre oculta, una situación que se ha podido incrementar a raíz de la pandemia", ha subrayado la Fundación Española de la Nutrición (FEN), entidad que apoya el proyecto y que desde hace años colabora con Fundación Mapfre en proyectos relacionados con la alimentación y estilos de vida saludables.

Este término, el de "hambre oculta", que afecta a más de 2.000 millones de personas en el mundo y al 24,3 por ciento de la población menor de 5 años en Europa, según Unicef, se refiere a la situación de desnutrición que actualmente viven aquellas personas que con un consumo adecuado de energía no llegan a cubrir las necesidades de algunos micronutrientes como las vitaminas A y D, y los minerales hierro y zinc.

También están las personas mayores, un "colectivo vulnerable", que tradicionalmente "sufre un mayor riesgo de desnutrición", entre otras causas, por falta de apetito, problemas de masticación, polimedicación, inactividad física y soledad.

CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN

Además, la FEN ha señalado que entre 2019 y 2020 España ha experimentado cambios en la alimentación, con un incremento del consumo de todos los grupos de alimentos, y por tanto de calorías, y tras varios años de descenso moderado, han pasado de consumir 1.965 kilocalorías de media en 2019 a 2.194 en 2020.

Estas cifras, que en opinión de la FEN no tienen por qué ser negativas, sí ponen de manifiesto el "desequilibrio" del perfil calórico que se arrastra desde hace años y que no se ajusta con el patrón de dieta mediterránea tradicional.

Los datos, procedentes del Panel de Consumo Alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), indican, además, que durante 2020 se ha consumido más de casi todo (de media, un 4,4 por ciento más), y que entre los alimentos más consumidos en este periodo destaca el grupo de bebidas no alcohólicas, entre ellas, el agua mineral, las infusiones, el café, los refrescos y los zumos, seguido de la leche y sus derivados, las frutas y las verduras y hortalizas. Por el contrario, los alimentos menos consumidos en los hogares durante este año han sido las legumbres.

Con el desarrollo de la galleta nutricional, las fundaciones Mapfre y Grupo Siro unen así esfuerzos para luchar contra la malnutrición, que ha crecido en todos los países como consecuencia de la pandemia.

Así, ambas entidades han firmado este martes un acuerdo de colaboración con el que se aprueba oficialmente la donación de los dos millones de galletas, así como el apoyo de Fundación Mapfre al proyecto que Fundación Grupo Siro ha puesto en marcha recientemente en Guatemala, donde los niveles de desnutrición crónica infantil son preocupantes, y a un programa de voluntariado en el que participarán los empleados de Mapfre y sus familiares.

El acto se ha celebrado en I+Dea, el centro de investigación y desarrollo de Cerealto Siro Foods, en El Espinar (Segovia), y ha contado con la participación de la Infanta Doña Elena, directora de Proyectos de Fundación MAPFRE, quien ha visitado el centro de I+Dea en compañía del presidente de Fundación Grupo Siro, Juan Manuel González Serna, y ha compartido impresiones con el equipo investigador que ha desarrollado la galleta enriquecida, tras dos años de trabajo.

También han participado la vicepresidenta de la Fundación Grupo Siro, Lucía Urbán; el director general de Fundación Mapfre, Julio Domingo; y el director de Acción Social de Fundación Mapfre, Daniel Restrepo, entre otros.

En este contexto, Julio Domingo ha señalado que "la malnutrición es un problema que afecta a más de 800 millones de personas en el mundo" y se ha referido a los datos de Unicef que indican que España se encuentra entre los países de la Unión Europea con las tasas más altas de desnutrición infantil.

APOYO AL PROYECTO

"Hablamos de muchas personas", ha indicado, "que actualmente no tienen acceso a una alimentación que les aporte los nutrientes recomendados, con el impacto que ello supone para su salud y, en el caso de los menores, para su desarrollo y crecimiento" y ha expresado la satisfacción que produce unirse a la "misión" de Fundación Grupo Siro de combatir la malnutrición.

Por su parte, Juan Manuel González-Serna también se ha mostrado muy feliz por la creación de "este producto pionero, sin ánimo de lucro y que ha sido el resultado de dos años de investigación de un equipo español".

También se ha mostrado "muy agradecido" a Fundación Mapfre por ayudarles a cumplir" un sueño, que es contribuir a reducir la malnutrición en el mundo", una labor que ha señalado no pueden hacer "solos".

En este sentido, el presidente de la Fundación Grupo Siro ha animado a que otras ONGs, fundaciones, empresas privadas o administraciones locales se unan al proyecto, y contribuyan así a combatir la malnutrición.

Además de Fundación Mapfre, ya son socios del programa entidades como HM Hospitales y la Fundación de Investigación HM Hospitales, Food For The Poor, Cáritas Arquidiocesana de Guatemala, Digisalud y DHL Supply Chain, entre otros.

En Guatemala, donde la Fundación Grupo Siro ha donado ya un total de 40.000 kilos de galletas nutricionales, dicha entidad pondrá en marcha próximamente un ensayo clínico con el objetivo de validar la eficacia de este producto en la alimentación y comprobar su impacto positivo en la salud.

El estudio se llevará a cabo entre 200 menores, de entre 3 y 6 años, y estará liderado por Fundación de Investigación HM Hospitales, en colaboración con Cáritas Arquidiocesana de Guatemala y Digisalud.

Actualmente, en este país, casi la mitad de los menores de cinco años (49,8 por ciento) sufren desnutrición crónica, lo que convierte a Guatemala en el primer país de América Latina y el cuarto del mundo con mayor desnutrición infantil, según datos de Unicef.

Contador