Publicado 23/06/2021 12:09CET

La Fundación para la Protección Social de la OMC pone en marcha un apoyo psicológico a la viudedad

Archivo - Mujer mayor sentada sola y triste tras una ventana.
Archivo - Mujer mayor sentada sola y triste tras una ventana. - DELIHAYAT/ISTOCK - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fundación para la Protección Social de la Organización Médica Colegial (FPSOMC), entidad que representa la acción solidaria de todo el colectivo médico a nivel estatal, se suma a la celebración del Día Internacional de la Viudedad, poniendo en marcha una ayuda destinada al apoyo psicológico durante el proceso de duelo para los profesionales médicos que enviudan o para sus viudos y viudas cuando estos fallecen.

"Aprovechamos la conmemoración de este día para poner en relieve la situación de especial vulnerabilidad a la que se enfrenta el colectivo de viudos y viudas y a la realidad especialmente delicada que viven no solo por las dificultades económicas que encuentran, sino a nivel emocional", explica el presidente de la FPSOMC, el doctor Tomás Cobo.

Es por ello que el Catálogo de Prestaciones de la FPSOMC contempla una ayuda a la viudedad destinada a compensar la carencia de ingresos de la unidad familiar como consecuencia del fallecimiento del socio protector, médico o médica. Al igual que en la ayuda psicológica, pueden beneficiarse de ella los viudos y viudas o parejas de hecho de socios protectores (médicos colegiados, personal de los Colegios o del CGCOM y las Fundaciones de la OMC); siendo la aportación de la FPSOMC de hasta 1.108,33 euros al mes.

En 2020, casi un centenar de personas recibieron esta ayuda de la Fundación. Además, la excepcional situación provocada por la pandemia de Covid-19, ha propiciado que, a falta de datos consolidados que lo refuercen, las características de este grupo de población empeoren notablemente, pues más del 80 por ciento de las víctimas de la pandemia son personas de más de 70 años que, previsiblemente, dejarán a su pareja e hijos. En total, 118 médicos y médicas han fallecido en el ejercicio de su profesión.

"En la mayoría de los casos, el fallecimiento imprevisto de un cónyuge o progenitor, además del consiguiente dolor emocional que conlleva, da lugar a situaciones complicadas en el ámbito económico y familiar, afectando a la vida diaria y a las oportunidades de educación de los hijos e hijas. Para ello, la labor de la FPSOMC en este sentido es fundamental y se refuerza en momentos como el actual", señala el presidente de la FPSOMC.

Desde la FPSOMC, destacan el caso de la referente en Medicina Legal en España, la doctora María Castellano, académica de número de la Real Academia Nacional de Medicina, y primera mujer catedrática en una universidad de Medicina en España, quien fue beneficiaria de la Fundación para la Protección Social de la OMC tras morir su marido en un accidente. "Cuando murió mi marido, pensé: ya no estoy sola tengo a mi Colegio y a la Fundación". Ese apoyo se materializó en pocos días y, desde entonces, ella y sus hijos recibieron las prestaciones de la fundación. Para ella, además de las ayudas, fue importante el afecto que recibió. "La Fundación es apoyo y cariño de tus hermanos de profesión cuando más lo necesitas", afirma.