Publicado 23/03/2022 14:36

Fundación Luzón celebra el nuevo avance en ELA que beneficiará a pacientes que hayan perdido la funcionalidad ocular

Archivo - María José Arregui
Archivo - María José Arregui - FUNDACIÓN LUZÓN - Archivo

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Fundación Luzón, María José Arregui, ha realizado una valoración "muy positiva" acerca del nuevo estudio sobre esclerosis lateral amiotrófica (ELA) publicado en 'Nature Communications', aunque ha aclarado que solo tendrá impacto en los pacientes que hayan perdido la funcionalidad de la musculatura ocular. "Felizmente, el grueso de los pacientes con ELA pierde la capacidad para hablar, pero mantienen la funcionalidad de la musculatura ocular", explica.

Así, afirma que la principal novedad de este estudio es que el paciente había perdido en 2019 la funcionalidad de la musculatura ocular y la agudeza visual. "Pero, en escasas ocasiones, los pacientes de ELA pierden la movilidad de la musculatura ocular, pudiendo comunicarse con dispositivos de movimiento del iris", sostiene en declaraciones a Europa Press.

"Al haber perdido la funcionalidad de los ojos, la persona no podía utilizar estos sistemas alternativos de comunicación y encontraron esta manera de comunicarse. Pero es escaso el número de pacientes que pierden esta capacidad", ha insistido.

Precisamente porque no repercutirá en el conjunto total de pacientes con ELA, la presidenta de la Fundación Luzón ha apelado a "poner el realismo encima de la mesa", si bien ha hecho hincapié en lo positivo de este descubrimiento.

Tal y como ha recordado Arregui, los investigadores del Centro Wyss de Bioingeniería y Neuroingeniería de Ginebra (Suiza), en colaboración con la Universidad de Tubinga (Alemania), han realizado una intervención quirúrgica en el cerebro de un paciente de ELA 'cautivo', es decir, que había perdido todo el control muscular voluntario, incluido el movimiento de los ojos o la boca, implantando un dispositivo.

"Se establece una interfaz entre el cerebro y el ordenador y, después de un periodo de entrenamiento de 15 meses, el paciente ha conseguido comunicarse", especifica. "Una vez se consigue identificar la primera letra, un cúmulo de identificaciones de letra dan lugar a palabras y esas palabras dan lugar a frases", prosigue, en declaraciones a Europa Press.

"Era el caso de un enfermo 'cautivo', no había posibilidad de comunicación de ninguna manera, y esto ha permitido que comience a comunicarse", resume Arregui, reiterando que, como ante cualquier avance, están "contentos". "Es un paso más que traerá beneficios a la ciencia", concluye.