Publicado 20/12/2021 17:24

Fundación IDIS lamenta que en la interoperabilidad de la historia clínica no se contemple incluir a la sanidad privada

MADRID, 20 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad, Fundación IDIS, lamenta que en el Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria para el 2022 y el 2023, aprobado por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en el ámbito de actuación previsto para la digitalización de los datos no contemple los recogidos por los servicios privados de salud.

Desde la Fundación IDIS, se considera esencial una actuación para la consecución de una historia clínica única puesto que el paciente es único, pero es injustificable que se excluya de los planes previstos a los servicios sanitarios privados.

"La complejidad del propio sistema, por la diversidad de infraestructuras tanto del sistema sanitario como socio-sanitario (atención primaria, especializada, hospitales, residencias y farmacias) obliga a hacer un esfuerzo de integración de todos los recursos como fórmula para garantizar el funcionamiento de una historia digital única, cuyo impacto sería muy beneficioso tanto en la mejora de la atención al paciente como en la necesaria eficiencia del sistema".

Y por tanto, continua, "es necesario apostar, de una vez por todas, por una continuidad asistencial basada en criterios de interoperabilidad de los servicios sanitarios y sociosanitarios teniendo en cuenta a todos los agentes implicados puesto que Sanidad somos todos".

Recuerdan, además que el sector sanitario privado atiende hoy a 11 millones de personas (contando con los mutualistas) ysi se desprecian esos datos para la estrategia de digitalización, se está dejando fuera del sistema a más del 20% de la población española, !creándose de inicio un sesgo que conllevará arrastrar las ineficiencias que hoy tenemos y a las que es clave hacer frente para una mejora de la atención real".

Los beneficios de la implantación de sistemas de información, a través de los cuales se puedan compartir los datos de salud de los ciudadanos -siempre con su autorización y respetando la privacidad de los mismos-, son obvios para una atención de más calidad, evitando duplicidades y facilitando el tránsito del paciente por el sistema sanitario.

"Una historia clínica interoperable solo existirá con la armonización de todos los datos de los pacientes. Y esos datos provienen no únicamente de los centros de atención sanitaria pública, sino de los servicios de atención sanitaria privada, de los centros de atención socio-sanitaria públicos y privados o de las propias farmacias, agentes todos ellos a tener en cuenta puesto que son parte de la infraestructura de salud en nuestro país", advierten.