Actualizado 07/04/2010 14:15 CET

Frutas y verduras podrían tener sólo un efecto modesto contra el cáncer

ep

MADRID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El efecto protector de frutas y verduras frente al cáncer podría ser como mucho modesto, según un estudio dirigido por el 'The Tisch Cancer Institute' de la Escuela de Medicina del Monte Sinai en Nueva York (Estados Unidos) que se publica en la revista 'Journal of the National Cancer Institute'. El análisis de los datos dietéticos de más de 400.000 hombres y mujeres muestra sólo una débil asociación entre el consumo elevado de frutas y vegetales y el menor riesgo global de cáncer.

Los investigadores explican que es una creencia ampliamente extendida que la dieta rica en frutas y vegetales reduce el riesgo de cáncer. En 1990, la Asociación Mundial de la Salud recomendó comer cinco raciones de fruta y vegetales al día para prevenir el cáncer y otras enfermedades. Pero se han realizado muchos estudios desde entonces que no han podido confirmar una asociación definitiva entre consumo de frutas y vegetales y riesgo de cáncer.

Los autores del trabajo, dirigidos por Paolo Boffetta, analizaron datos del estudio EPIC (Investigación Propectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición) que incluía a 142.6605 hombres y 335.873 mujeres reclutadas entre 1992 y 2000. Los participantes procedían de 23 centros de diez países europeos: España, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Noruega, Suecia y Reino Unido.

Los investigadores obtuvieron información detallada sobre sus hábitos dietéticos y su estilo de vida y tras una media de seguimiento de 8,7 años, más de 30.000 participantes fueron diagnosticados con cáncer.

Los autores descubrieron una pequeña asociación inversa entre el consumo elevado de frutas y vegetales y el menor riesgo de cáncer global. El consumo de vegetales también proporcionó un beneficio modesto pero se restringió a las mujeres.

Las personas que bebían más alcohol y que comían muchas frutas y vegetales tenían en alguna medida un menor riesgo pero sólo en los cánceres causados por el tabaquismo y el alcohol.

Los investigadores advierten sobre atribuir cualquier reducción del riesgo a la dieta y concluyen que cualquier efecto protector del cáncer de estos alimentos probablemente es modesto en el mejor de los casos.

Según señalan los autores, en esta población un consumo más elevado de frutas y vegetales se asoció también con otras variables del estilo de vida como un menor consumo de alcohol, no haber fumado nunca, menos duración del tabaquismo y mayor nivel de actividad física, lo que podría haber contribuido a un menor riesgo de cáncer.