Floriano niega que sus declaraciones sobre la sanidad contradijeran a De Guindos

Actualizado 10/04/2012 14:04:00 CET

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El vicesecretario de Organización y Electoral del PP, Carlos Floriano, ha negado que sus declaraciones sobre la reforma sanitaria contradijeran las afirmaciones que hizo sobre la misma el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, pues ambos coincidieron en rechazar el copago y en señalar la necesidad de abrir un debate con las comunidades autónomas sobre cómo ahorrar en sanidad.

En declaraciones realizadas en los Desayunos de TVE recogidas por Europa Press, Floriano ha explicado que, al hablar de la progresividad en el pago de los servicios sanitarios en función de las rentas, De Guindos sólo mencionaba una de las opciones que se pondrán sobre la mesa en este debate, que deberá tener lugar en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

"Tenemos que discutir sobre cómo pagamos esos 15.000 millones de euros de deuda que tiene la sanidad. Hay muchas fórmulas y tenemos que intentar escoger la vía que no afecte la calidad del servicio para que todo el mundo en España, viva en Bilbao o en Cádiz, en Cáceres o en Valencia, tengan acceso a los mismos servicios. Yo, sinceramente, creo que la salud no es cobrable", asevera.

LAS LÍNEAS ROJAS DEL PSOE

Aunque no quiso entrar a valorar la progresividad propuesta por el titular de Economía ni el límite de 100.000 euros, Floriano reconoce que "le hace mucha gracia" oír hablar al PSOE de 'líneas rojas' y que "no se diga nada de que esas 'líneas rojas' habría que haberlas puesto cuando se estaba gastando por encima de lo que se ingresaba" para evitar llegar a tener "un servicio sanitario insostenible".

El vicesecretario de Organización del PP ha negado que en su partido haya descoordinación o que esté lanzando mensajes confusos. Tampoco considera que haya sido un error que Rajoy no compareciera para explicar las últimas reformas.

"Yo no tengo esa impresión. Son medidas muy difíciles que quizá requieren más explicación, pero son muchas cosas en poco tiempo para poder entenderlo, se trata más de una sobrecarga de las cosas que hay que explicar que de un fallo en la comunicación", explica.

Reconoce que tras sus declaraciones del lunes matizando a De Guindos, no ha vuelto a hablar con él, pero se reafirma en su interpretación sobre la apertura del debate para pagar la deuda sanitaria y llama a "tomarse las cosas con tranquilidad".

QUEDA MARGEN PARA RECORTAR

Sobre este debate, insistió en que la sanidad tiene una agujero de 15.000 millones de euros que se deben a proveedores y que son las comunidades autónomas "quienes tienen que ver cómo son capaces de ajustar esos 10.000 millones de euros" en ajustes en sanidad y educación anunciados por el presidente del Gobierno, "sin que afecte para nada la calidad de la atención".

Para lograrlo, el PP propone la creación de una central de compras de todo el material sanitario para todas las comunidades autónomas, lo que no sólo bajaría el precio de los productos, sino que "se podrían ahorrar unos 2.000 millones de euros"

Otra de las opciones a debatir y que al Gobierno "le parece buena idea" es el catálogo de medicamentos puesto en marcha por Alberto Núñez Feijóo en Galicia y que fue rechazado por el anterior gobierno socialista. A su juicio, esta medida ahorraría sin afectar la calidad de las prestaciones a los pacientes.

Considera que, en materia de recortes sanitarios, todavía "hay sitio donde se puede tocar sin afectar o afectando lo menos posible la vida de los ciudadanos" y niega que este ajuste vaya a ser percibido por los ciudadanos, quienes sólo perciben, dice, "el drama del desempleo".