Actualizado 16/07/2010 20:19 CET

FIAB dice que retirar bollos y refrescos de los colegios es "una medida parcial" que no acabará con la obesidad infantil

Dicen además que no cuenta "con suficiente consenso científico y social"

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) considera que retirar la bollería, chucherías y refrescos de las máquinas expendedoras y cafeterías de los colegios es "una medida parcial" que no resolverá el problema de la obesidad infantil, que "carece de un análisis reposado de la situación" y que además, no cuenta "con suficiente consenso científico y social".

Esta es una de las propuestas estrella del documento de consenso sobre la alimentación en centros escolares, que el Ministerio de Sanidad discutirá con los consejeros autonómicos del ramo el miércoles, 21 de julio, en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS). Este texto, que aún puede sufrir modificaciones, será la base de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

"La industria alimentaria juzga preocupante la deriva que el Ministerio de Sanidad ha tomado con esta iniciativa, que se desmarca del espíritu de la Estrategia NAOS (Nutrición, Actividad Física, Obesidad y Salud), donde hasta ahora se ha tomado como principio que los alimentos en sí mismos no son buenos o malos, sino que lo importante es una dieta equilibrada y actividad física", señalan.

Asimismo, se quejan de no haber participado en la redacción de estas recomendaciones, a pesar de estar "directamente implicada en este objetivo común". "Este hecho resulta extraño, especialmente porque FIAB lleva cinco años impulsando la Estrategia NAOS y trabajando conjuntamente con las autoridades para mejorar los hábitos de vida saludables", apunta.

Dice FIAB que educar y formar a los consumidores en hábitos de consumo es "más efectivo que las políticas restrictivas, que suelen tener un efecto contrario al deseado". "Hasta ahora --recuerdan-- desde todos los sectores se ha considerado que se trata de un problema multifactorial, en el que son igual de importantes la educación, la alimentación y la promoción de la actividad física".

"FIAB considera que es necesario realizar un análisis más pausado de un tema tan importante como este, con el objetivo de tener un marco que sea realmente efectivo en la lucha contra la obesidad infantil y que vaya en línea con el espíritu de la Estrategia NAOS", concluyeron.