Felipe González urge a crear impuestos finalistas para financiar la sanidad

Actualizado 30/06/2011 14:35:30 CET
EUROPA PRESS

Propone un pacto de Estado para ayudar un SNS que está "en situación de emergencia"

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El expresidente del Gobierno Felipe González asegura que el Sistema Nacional de Salud (SNS) está "en situación de emergencia" y "corre el riesgo de deteriorarse" con la actual crisis. Para evitarlo, propone que se creen nuevos impuestos finalistas o "presionando" al tabaco y al alcohol para financiar la sanidad.

"Son los que más fastidian a la salud", según ha asegurado en el marco del Foro Ideas+Diálogo en Sanidad, organizado por Farmaindustria y Europa Press, apuntando a que se debe o crear un impuesto nuevo o "destinar uno de los que ya tenemos".

En este sentido, propone "presionar sobre el tabaco o el alcohol" ya que, pese a que el consumo de los cigarrillos está bajando, el de alcohol está subiendo. "Por ello, presionemos, y destinémoslo a Sanidad, o la totalidad o una parte sustancial".

Actualmente España destina entre un 6 y 7 por ciento del PIB a la sanidad pero, a su juicio, "hay que sacar un punto más" para "quedarnos tranquilos un tiempito", algo que debe de conseguirse a través de impuestos finalistas y recortando de la Administración.

"Las diputaciones sobran", asevera González, quien propone reducir los niveles de la administración a cuatro (Europa, Gobierno central, autonomías y municipios) suprimiendo "todos los demás". "Hay que acabar con la fiesta, y los ciudadanos lo van a entender, porque con esto se ahorra un 1 por ciento del PIB", al tiempo que propone "pagar por productividad y trasladar una parte de la demanda a donde tiene que ir".

"El gasto sanitario va a seguir creciendo entre 3 y 4 puntos por año. Somos más viejitos, consumimos más servicios sanitarios, y esto es una bendición que se paga", asegura.

Asimismo, y pese a reconocer que España puede presumir de su sistema sanitario "tanto como de Nadal o la roja", asegura que actualmente tiene problemas coyunturales y estructurales que "no nos los podemos seguir ocultando" y deben resolverse para "evitar que salga tocado" de la crisis.

Para ello, propone "seriamente" que las fuerzas políticas "se pongan a hacer un gran pacto" para que el SNS "no salga de la crisis más debilitado sino más fuerte que cuando empezó". "Cuesta más lo que hacemos que lo que pagamos, y así anulamos a empresas y expectativas de inversión que nos convienen".

"Deben hacer un esfuerzo y ponerse a trabajar, que se remanguen las mangas y se pongan a ver cómo sacar adelante el sistema sanitario", exige González. "Aún se está haciendo una sanidad de hace un cuarto de siglo con grandes centros hospitalarios para atender a crónicos que, en realidad, se pueden atender en Atención Primaria o en su propio domicilio, con un coste siete veces menor y, además, estarán más contentos", ha censurado.

EL COPAGO SIN GRADACIÓN ES "INJUSTO"

Igualmente, ha reconocido que "no le gusta" la implantación de un sistema de copago ya que "para que sea justo, hay que hacer un sistema de gradación porque, si no, discrimina y, al final, paga más el que está más enfermo".

González lamenta que haya comunidades que estén poniendo en marcha medidas "dispersas" y "poco reflexionadas", que si no se coordinan "van a deteriorar el funcionamiento del SNS". De hecho, advierte, se corre el riesgo de que "no sean reversibles en el futuro".

Además, añade, en España "hay gente que quiere liquidar el Sistema Nacional de Salud y privatizarlo, ya que es un negocio de 250.000 millones de euros que no es ninguna broma".

González también reclama que en este pacto de Estado participen los profesionales del sector e incluso los propios ciudadanos, a quienes "hay que hacerles responsables del sistema si es que lo aprecian".

"Hace 20 años que hay un discurso sólo de derechos, y estos van acompañados de obligaciones y deberes; ahora es el momento de pedirles corresponsabilidad", ya que, por ejemplo, apunta que hay más gasto de anticonceptivos o pañales en los mayores de 65 años que en los menores de 30.

Por ello, el exdirigente socialista aboga por el "uso racional" de los medicamentos porque, como reconoció, "están en los cajones de todas las casas, empezando por la mía".