Publicado 30/06/2022 14:31

FEDE defiende la formación y el acceso a las nuevas tecnologías como prioridades para las personas con diabetes tipo 2

Archivo - Mujer inyectándose insulina.
Archivo - Mujer inyectándose insulina. - FATCAMERA/ISTOCK - Archivo

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Diabetes (FEDE), con el apoyo de Abbott, ha recogido en el documento 'De lo global a lo local' un total de 10 medidas concretas para identificar las necesidades de los pacientes con diabetes tipo 2 en tratamiento con insulina, destacando aspectos como la formación y el acceso real a las nuevas tecnologías.

Las necesidades de cada uno de estos pacientes son diferentes, dependiendo de parámetros socioculturales, personales, emocionales y familiares. Elementos como el lugar de residencia, la capacidad económica o el equipo médico que realice el seguimiento de la diabetes son factores individuales que deben tenerse en cuenta a la hora de abordar esta patología en cada paciente, con el objetivo de mejorar la adherencia a su tratamiento.

De manera más específica, en el documento 'De lo global a lo local', que se encuentra inserto en la iniciativa '10 medidas para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes tipo 2 insulinizadas', se destaca la impartición de una educación diabetológica de calidad para el paciente y su entorno, que les permita una mejor gestión de su diabetes y una mayor independencia; además de un acceso adaptado personalizado a las nuevas tecnologías para el control de la patología y una potenciación de la telemedicina como complemento al seguimiento médico que requieren los pacientes con diabetes tipo 2 en tratamiento con insulina.

Tal y como ha señalado Fernando de la Torre, miembro de la Junta Directiva de FEDE, presidente de la Federación de Diabetes de la Comunidad Valenciana (FEDICOVA) y portavoz de esta iniciativa, "para mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes es imprescindible que cada paciente participe en el proceso de toma de decisiones sobre su tratamiento, en coordinación con su profesional sanitario de referencia".

"Es imprescindible que las asociaciones de pacientes con diabetes participen en la elaboración de las políticas sanitarias que nos atañen como colectivo, para asegurar que la Administración tienen verdaderamente en cuenta las necesidades de las personas con diabetes", ha añadido.

Todas estas medidas están orientadas a conseguir un tratamiento y seguimiento de la diabetes personalizados, que se adapten a las prioridades y características de cada paciente, teniendo en cuenta su salud física y emocional.

Asimismo, el documento plasma un beneficio más de todas estas medidas, cuyo objetivo es un mejor control de la diabetes por parte de los pacientes, que no es otro que un ahorro para el Sistema Nacional de Salud, al evitar el desarrollo de complicaciones graves de la salud asociadas a una mala autogestión de la diabetes, como las enfermedades cardiovasculares o renales, entre otras.