La Fe realiza el primer trasplante celular hepático de España a una niña con déficit metabólico de urea

Actualizado 21/05/2008 16:50:26 CET
- Generalitat Valenciana

VALENCIA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El Hospital La Fe de Valencia ha realizado el primer trasplante celular hepático de España a una niña de 12 años de edad de la Comunitat Valenciana con un déficit metabólico en el ciclo de la urea por el que no toleraba bien las proteínas. Ahora, con este trasplante de células sanas de otro hígado se pretende hacer funcionar su órgano para que produzca la enzima que le falta y conseguir así una recuperación o evitar en todo caso las graves descompensaciones que le provoca esta enfermedad.

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, el jefe de la Unidad de Cirugía y Transplante Hepático del la Fe, José Mir, y la doctora del Servicio de Gastroentereología Pediátrica de La Fe, Carmen Ribes, ofrecieron hoy una rueda de prensa para explicar esta tipo de trasplante, del que sólo se han hecho tres en Europa y uno en Estados Unidos, todos con una evolución favorable.

Esta técnica ha consistido en la infusión, a través de la vena porta, de células sanas procedentes de otro hígado (hepatocitos) con el objetivo de que el hígado recupere la función dañada, con lo que no es necesario un trasplante del órgano entreno. Así, se espera que en un mes se compruebe si se ha producido una mejoría clínica y en un de semanas se apunte esta tendencia en los análisis de sangre y de orina.

En estos momentos, tres menores esperan a someterse a esta técnica, aunque se escogió a niña por ser la que presentaba una mayor gravedad ya que su propio cuerpo generaba unas toxinas que le provocaban descompensaciones fuertes de la enfermedad, que afecta a una de cada 15.000 nacidos vivos en España, que pueden tener repercusiones graves en su sistema neurológico, lo que puede derivar en un coma y otras lesiones graves.

De hecho, tras años de permanecer estable, relató la doctora Ribes, comenzó a sufrir crisis cada vez más frecuente por las que llegaba a precisar de hospitalización cada 48 horas y tras cada una de ellas sufría un importante deterioro con el peligro de quedar con secuelas. Por ello, destacó que con esta técnica se espera que mejore su calidad de vida al dejar de sufrir estas descompensaciones.

El doctor Mir explicó que el trasplante celular hepático puede servir de puente para los enfermos graves que están en lista de espera hasta que reciben el órgano, así como para personas que sufren un fallo hepático agudo, como, por ejemplo, consecuencia de una intoxicación por setas. Asimismo, pude ser una alternativa para pacientes con enfermedades metabólicas congénitas, como el caso de la paciente trasplantada.

Las ventajas de esta técnica, puntualizó, es que al tratarse de un método menos invasivo que el trasplante de hígado convencional no requiere cirugía, ofrece la posibilidad de utilizar células de un único donante para varios receptores y presenta una menor morbilidad, mortalidad y coste. Además, su aplicación permite maximizar los recursos de la donación, ya que admite el empleo de hígados no aptos para el trasplante, de los que se obtendrán las células que se trasplantarán al paciente (hepatocitos).

Las células sanas se extraen de hígados sanos no aptos para un trasplante como los provenientes de donantes que están en parada cardiaca y que la falta de oxígeno ha afectado a parte de este órgano. Por ello, está especialmente indica para pacientes con patologías hepáticas degenartivas, como metabolopatías congénitas, fallo hepático agudo-fulminante, enfermedad hepática terminal.

TÉCNICA DEL TRASPLANTE.

El trasplante, realizado por miembros de la Unidad Mixta de Trasplante Celular Hepático de La Fe integrados por especialistas de la Unidad de Cirugía y Trasplante Hepático; Hepatología Experimental y el Servicio de Gastroenterología Pediátrica del Hospital Universitaria La Fe, consistió en dos fases.

En la primera se procedió a procesar, extraer y congelar las células (hepatocitos) procedentes de un segmento de hígado (split) que no iba a ser empleado para trasplante, mientras que la segunda se centró en la infusión de las células a la paciente, a través de la vena porta, por parte de los miembros del Servicio de Gastroenterología Pediátrica y la Unidad de Cirugía y Trasplante Hepático.

Así, Mir explicó que en esta primera sesión, que duró cerca de hora y media, se han perfundido en la paciente mil millones de células y que posteriormente se realizarán nuevas perfusiones conforme vaya evolucionando, aunque si no se llegasen a utilizar todas las células almacenadas se trasplantarán a otros de los niños en lista de espera.

Mir apuntó que este éxito ha sido posible gracias al trabajo desarrollado por la primera Unidad Mixta de Trasplante Celular Hepático (UTHC) de España, creada en septiembre de 2006, que nació con el fin de poner en marcha nuevas terapias complementarias al trasplante de hígado en pacientes con patologías hepáticas graves.

En su experiencia se incluye el haber realizado más de 700 aislamientos de hepatocitos a partir de hígado humano así como unos 1.490 trasplantes de hígado. Además, dispone de un Banco de Células hepáticas con fines terapéuticos y de investigación gestionando por la Fundación para la Investigación la Fe, que proveerá céulas hepáticas a otros centros sanitarios, y en un futuro se espera que este banco almacene también células para trasplantes.