Publicado 08/06/2020 11:10CET

Los farmacéuticos piden en el Congreso seguir dispensando fármacos hospitalarios después de la pandemia

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, comparece en el Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Púbica de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados
El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, comparece en el Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Púbica de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados - CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), Jesús Aguilar, ha comparecido este lunes en el Grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, en la que ha reclamado que las farmacias comunitarias continúen dispensando fármacos hospitalarios una vez acabe la pandemia de COVID-19.

"Una de las necesidades de los pacientes es poder acceder a su medicación en la farmacia sin tener que desplazarse sin sentido al hospital, cuando se trata de un medicamento que no requiere control clínico inmediato. En los últimos años, los españoles han perdido accesibilidad a estos medicamentos y con ello igualdad sanitaria efectiva. Esto ocurre porque 3 de cada 4 principios activos, es decir el 72 por ciento de los nuevos medicamentos, los más innovadores, se dispensan en el hospital por razones económicas y no clínicas, como debería ser según la legislación", ha lamentado durante su intervención.

Ante esta situación, ha pedido a los diputados que "busquen las fórmulas que tengan que buscar, pero no hagan desplazarse inútilmente a los ciudadanos". "Hay estudios que analizan cómo perjudica esta situación a los pacientes en su vida diaria, penalizándoles con desplazamientos innecesarios cuando tienen una farmacia debajo de su casa. No tiene sentido señorías, esto no sucede en otros países europeos", ha argumentado.

Aguilar ha recordado que durante la pandemia de COVID-19 ha sido necesario "poner solución rápida a este problema", dotando de un protocolo para la coordinación entre farmacéuticos de hospital y de farmacia. "Hemos evitado desplazamientos, contagios, presión hospitalaria y costes añadidos al Sistema Nacional de Salud. Pero, lo más importante, hemos garantizado que el medicamento llega siempre a través de un farmacéutico", ha agregado, señalando que durante la pandemia se han beneficiado 7.000 pacientes.

Por otra parte, Aguilar ha insistido en que "no se puede reconstruir el Sistema Sanitario ni la Salud Pública sin los farmacéuticos y sin la Farmacia". "Porque en los momentos de mayor dificultad de esta crisis, los farmacéuticos, como profesionales sanitarios, y las farmacias, como establecimientos sanitarios, han demostrado que somos un pilar básico de nuestro Sistema Nacional de Salud y de nuestro Sistema de Protección Social, un recurso esencial en la lucha contra el COVID-19", ha reiterado.

Según datos aportados por Aguilar, en el primer mes de confinamiento la Farmacia ha prestado asistencia a más de 30 millones de personas, y más de 2 millones han recibido atención telefónica por parte de su farmacéutico. Además, 850.000 ciudadanos, en su mayoría personas mayores y vulnerables, han sido atendidos por el farmacéutico en su domicilio.

REFORZAR EL PAPEL DE LOS FARMACÉUTICOS EN ATENCIÓN PRIMARIA

En este sentido, ha propuesto reafirmar a los farmacéuticos de oficina de farmacia como la Farmacia de Atención Primaria, mejorando el Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud. "Porque la Atención Primaria del futuro debe ser capaz de asegurar más cooperación entre profesionales en beneficio del paciente. Y en este futuro, la Farmacia Comunitaria es imprescindible", ha justificado.

Para conseguir esta integración de la Farmacia en la Atención Primaria, ha propuesto prestar servicios asistenciales coordinados con los equipos de Atención Primaria para mejorar el uso de los medicamentos; desarrollar la Atención Farmacéutica Domiciliaria para pacientes vulnerables; e integrar a los farmacéuticos en los protocolos sociosanitarios, con programas Atención Farmacéutica.

En otro sentido, ha apostado por integrar "plenamente" a los farmacéuticos y a la Farmacia en las Políticas de Salud Pública. Para ello, proponen participar en el desarrollo de la Ley de Salud Pública; incluir a los farmacéuticos en estudios epidemiológicos y en el Sistema de Vigilancia Epidemiológica; integrar a los farmacéuticos en las estrategias de Salud Pública; e integrar a la Farmacia en las estrategias de vacunación.

Asimismo, considera necesario incluir a la Farmacia en la Transformación Digital de la sanidad para mejorar la eficiencia y de la calidad del Sistema Nacional de Salud, así como garantizar la viabilidad de las farmacias por su labor sanitaria y social, "en especial las situadas en zonas frágiles, despobladas y deprimidas".

Concretamente, sus propuestas en este ámbito son asegurar la viabilidad económica de las farmacias para que puedan seguir desarrollando una labor sanitaria esencial para la población; integrar a la Red de Farmacia en los protocolos de Servicios Sociales; concertar servicios sociales y sanitarios a través de la Farmacia Comunitaria para colectivos vulnerables; e incluir a la Farmacia en las políticas y programas de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.