El farmacéutico, una eficaz barrera contra la neumonía

Publicado 11/11/2019 11:47:56CET
Farmacéutico.
Farmacéutico. - FEFE - Archivo

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Mundial Contra la Neumonía, que se celebra este martes 12 de noviembre, el Consejo General de Farmacéuticos ha destacado el papel del farmacéutico en la educación sanitaria a la población y en su labor asistencial para con el paciente afectado.

Los farmacéuticos han determinado que su participación, tanto en la prevención de esta enfermedad como en su detección precoz y su tratamiento farmacoterapéutico, es "clave", especialmente por tratarse de un profesional sanitario presente en todos los ámbitos asistenciales.

Así, el Consejo General de Farmacéuticos ha destacado su protagonismo en la prevención, señalando que "muchas personas de los grupos de riego (menores de 5 años, mayores de 65 años o pacientes inmunodeprimidos) acuden con relativa frecuencia a alguna de las 22.000 farmacia que hay en España para solicitar la dispensación de medicamentos", por lo que la farmacia comunitaria es "un importante foco de educación sanitaria, desde el que recomendar decididamente la vacunación y divulgar consejos sanitarios".

Del mismo modo han apuntado a que el farmacéutico comunitario también es, con frecuencia, el primer profesional sanitario que entra en contacto con el paciente, especialmente en zonas rurales, "actuando como agente centinela" que puede detectar precozmente síntomas asociados a la neumonía, derivando al paciente al médico de atención primaria o, en su caso, a urgencias, y evitando así las complicaciones vinculadas a esta patología.

En el caso de que se desarrolle la enfermedad, el colegio profesional ha indicado que el farmacéutico tiene la responsabilidad de reforzar la actitud del paciente para que mantenga una estricta adherencia al tratamiento, como elemento determinante de su eficacia y seguridad.

"Es especialmente importante, tanto desde la farmacia hospitalaria como desde la farmacia comunitaria, insistir en las consecuencias de esa falta de adherencia que abarcan desde un empeoramiento de la calidad de vida, un mayor riesgo de efectos secundarios hasta la aparición de complicaciones, algunas mortales", han sostenido.

Puesto que el tratamiento de la neumonía se aborda en la mayoría de casos con el uso de fármacos antibióticos, la organización ha señalado la necesidad de promover "un uso racional de los mismos", vigilando síntomas de fracaso terapéutico por posible resistencia bacteriana, asegurando que los farmacéuticos, por su posición a lo largo de la cadena del medicamento, son "esenciales" a la hora de abordar el problema de la resistencia bacteriana a los antibióticos, "reconocida por la Organización Mundial de la Salud como una grave amenaza de salud pública".

Contador

Para leer más