Publicado 24/05/2021 10:39CET

La FADSP aboga por reformas legislativas para promover licencias abiertas, compartidas y no exclusivas de los fármacos

Archivo - Medicamentos, pastillas
Archivo - Medicamentos, pastillas - EUROPA PRESS - Archivo

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha publicado el documento 'Política farmacéutica. Situación actual y propuestas', en el que aboga por impulsar reformas legislativas y estructurales orientadas a promover licencias abiertas, compartidas y no exclusivas, donde la propiedad intelectual no suponga una barrera en el acceso a los tratamientos que puedan desarrollarse.

Además, la organización ha destacado la importancia de desarrollar una legislación para afrontar casos de crisis sanitarias, y en el que las patentes no entorpezcan la necesaria respuesta; así como impulsar plataformas públicas para la investigación clínica.

"Para la financiación de investigación básica y de ensayos clínicos no comerciales, que aglutine los estudios independientes y generen derechos y patentes de titularidad pública es necesario aplicar una política farmacéutica que afronte la situación desde la perspectiva del medicamento como bien público y del derecho humano a la salud", ha añadido.

Del mismo modo, la FADSP se ha mostrado partidaria de implementar políticas sanitarias para reforzar los elementos más positivos del sistema público de sanidad, y acotar, aplicando cambios regulatorios y medidas de transparencia, que el medicamento sea dirigido por intereses de mercado como elemento de consumo.

En el trabajo, la organización también propone que la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos utilice como criterio principal para fijar el precio industrial los costes de fabricación y de investigación, debidamente acreditados. Los demás costes que se aleguen, así como el margen de beneficios se equipararán, según la FADSP, a la media del sector industrial, y el coste-efectividad y de impacto presupuestario serán tenidos en cuenta a los efectos de aprobar o rechazar la financiación pública del medicamento, pero no para la fijación de precio.

"Con el consiguiente sobreconsumo innecesario que causa en ocasiones graves consecuencias para la salud de la personas. Es necesario aplicar una política farmacéutica que afronte la situación desde la perspectiva del medicamento como bien público y del derecho humano a la salud. Hay que implementar políticas sanitarias para reforzar los elementos más positivos de nuestro sistema público de sanidad, acotar que el medicamento sea dirigido por intereses de mercado como elemento de consumo, aplicando cambios regulatorios y medidas de transparencia", ha zanjado la organización.