Factores inmunológicos explican muchos fallos de implantación en reproducción asistida

Actualizado 01/12/2010 18:16:16 CET

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Hasta un cincuenta por ciento de los fallos de implantación en reproducción asistida en los que no se conoce la causa del rechazo pueden deberse a factores inmunológicos, cifra que aumenta hasta un 70 por ciento en el caso de los abortos naturales, según ha afirmado la inmunóloga del Hospital Gregorio Marañón de Madrid Silvia Sánchez-Ramón.

Con motivo del 'IV Simposio Internacional de Reproducción asistida', que se celebra hasta este viernes en Madrid, los especialistas han presentado un estudio, realizado en colaboración con la Clínica Tambre, en el que se ha comprobado la eficacia de una nueva técnica basada en la determinación de células 'natural killer' (NK) en mujeres con fallos de implantación.

"Estas células --ha comentado la doctora Sánchez-Ramón-- son muy importantes no sólo en la tolerancia al feto, sino también en la formación de las arterias espirales uterinas para que llegue el oxígeno y nutrientes adecuados al feto. Así, hemos comprobado que estas células, cuando se encuentran en una proporción muy elevada, aumentan su actividad citotóxica en la placenta con el consiguiente riesgo para el embrión".

En este sentido, de las 40 pacientes tratadas en el ensayo, 20 presentaban abortos de repetición y otras 20 fallos de implantación tras la fecundación 'in vitro'. "Tras la aplicación de la terapia con inmunoglobinas, en el primer caso la tasa de recién nacidos vivos es del 95 por ciento, mientras que en el segundo la tasa de gestación es del 75 por ciento, y hasta el 82 por ciento de ellas logran un recién nacido vivo sano", comenta esta experta.

ÉTICA CON LOS EMBRIONES

Otro de los temas que se abordarán durante el congreso será el de la congelación de embriones humanos y su utilización para donaciones a otras parejas, investigación o descongelación voluntaria. En la actualidad se estima que existen alrededor de 50.000 embriones congelados, fruto de programas de fecundación 'in vitro' que no han sido transferidos para provocar una gestación.

Cinco años después de su congelación y si los progenitores no han hecho llegar su decisión, la ley considera tres supuestos para estos embriones, que pasan a disposición de la clínica: destinarlos a investigación científica; la donación a otras parejas con problemas de fertilidad o su destrucción.

"Algunas parejas no renuevan su decisión sobre el destino de los embriones en un plazo de cinco años, cambian sus decisiones o se desentienden, algo que crea un conflicto sobre qué hacer con estos embriones, por lo que la decisión sobre su destino queda a criterio de los profesionales de la clínica", explica el presidente del Comité de Ética Asistencial del Hospital Universitario de Getafe, el doctor Miguel Casares.

"El principal problema ante esta situación --apunta-- es el coste de mantenimiento de los embriones, que requieren de un gran volumen de nitrógeno líquido y de una instalaciones muy caras. Además, la legislación actual es disuasoria para su utilización en ensayos con células madre, ya que establece una serie de premisas que hacen muy complicado iniciar ensayos para, por ejemplo, tratar enfermedades raras con células madre embrionarias".

800.000 PAREJAS ESPAÑOLAS CON PROBLEMAS DE FERTILIDAD

Según han puesto de manifiesto los especialistas participantes en este simposio, en España, cerca de 800.000 parejas tienen problemas de fertilidad y cada año se llevan a cabo unos 50.000 tratamientos de fecundación 'in vitro' y casi 300.000 de inseminación artificial, procedimientos que han facilitan el nacimiento de unos 35.000 niños cada año en este país (el 3% del total de nacimientos).

Para el director de la Fundación Tambre, Pedro Caballero, "España ocupa un lugar de privilegio en el campo de las técnicas de reproducción asistida, tanto por el número de centros disponibles como por la calidad de los métodos que se aplican". "Este esfuerzo investigador ha permitido que nuestro país se sitúe en el tercer lugar de Europa en número de ciclos de reproducción asistida", señala.

A este respecto, uno de los temas destacados durante el simposio serán las nuevas técnicas de selección de espermatozoides basadas en el análisis del ADN que, en la actualidad, están logrando una eficacia superior al 40 por ciento. En palabras de la subdirectora de la Clínica Tambre, la doctora Rocío Núñez, "estas nuevas técnicas son capaces de identificar los espermatozoides con un ADN intacto y una genética idónea para la fecundación".

Asimismo, las últimas investigaciones han demostrado que los espermatozoides seleccionados tras la segunda eyaculación son de "mejor calidad" seminal que en la primera, e incluso se ha comprobado que la cantidad de ADN dañado en la segunda recogida puede llegar a ser cuatro veces inferior a la del primer eyaculado debido a que, según la doctora Núñez, "en la primera muestra suelen salir los espermatozoides más viejos y con mayores defectos por el periodo de cinco días de abstinencia sexual requerido antes de la donación".