Expertos reivindican la "posición privilegiada" de la Enfermería para prevenir y detectar la violencia de género

Publicado 21/11/2018 18:24:38CET
CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

La enfermería tiene una "posición privilegiada" a la hora de prevenir y detectar la violencia de género desde la infancia hasta la edad adultas, según han resaltado los expertos participantes en la jornada 'La violencia de género. Implicación de la enfermería', celebrada en el Hospital Lucus Augusti de Lugo, y que ha sido organizada por la Escuela Internacional de Ciencias de la Salud y el Colegio de Enfermería de Lugo, con la colaboración del Consejo General de Enfermería.

En el evento, se ha puesto en valor el trabajo diario de las enfermeras para detectar y combatir este problema. "A pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años, está claro que algo seguimos haciendo mal. En 2004, se introdujo una ley específica sobre violencia de género, y en 2017 se firmó un pacto de Estado al respecto. Sin embargo, decenas de mujeres siguen muriendo cada año y muchas otras sufren el maltrato en su día a día. ¿Cómo es posible?", se pregunta Pilar Fernández, vicepresidenta del Consejo General de Enfermería.

Al respecto, Fernández apunta que la mujer víctima de violencia de género, que ve mermada su salud física y psíquica, acude con mayor frecuencia a su centro de salud. "Podemos detectar estos casos y ayudar a estas mujeres, pero para ello, debemos saber cómo", ha resaltado la experta.

Para María Jesús Pérez, directora de procesos de enfermería de EOXI de Lugo, Cervo y Monforte, los profesionales sanitarios tienen un "papel fundamental" en la actuación y detección, lo que va a permitir que haya una intervención temprana. "Las enfermeras, en particular, además tenemos una posición estratégica y nuestras intervenciones de cuidados están a lo largo de toda la vida, debemos actuar desde la infancia porque contamos con una relación de confianza con las mujeres en Atención Primaria que no tienen en otros ámbitos", ha recalcado.

Así lo considera también Paz Ramil, trabajadora social del Centro de Salud de Ribadeo, que ha explicado que no todas las mujeres están en situación de querer denunciar y que su papel tiene que ser de "acompañamiento, sobre todo en los casos de maltrato psicológico en los que no hay un peligro extremo".

"Si hay un peligro extremo, lo que tenemos que hacer es ponerlo rápido a disposición judicial, pero si no es así, tenemos que acompañar a las mujeres para que sean ellas las que tomen conciencia de que son las responsables directas de denunciar e intentar salir de esta situación. De nada nos vale que nosotros pongamos en conocimiento esta situación si ella no está preparada para salir de esta situación de maltrato psicológico", ha destacado.

Por último, desde el Hospital Central de Asturias, su subdirector de Gestión de Cuidados y Enfermería, Emilio Velasco, ha incidido en que los profesionales de salud deben estar educados para intervenir precozmente con estos casos. "Las enfermeras por su propio perfil profesional son las que hacen un abordaje más cercano e integral de la persona, por lo que están situadas en una posición clave para la detección temprana", ha concluido.