Actualizado 03/03/2011 18:56 CET

Expertos preparan una 'Hoja de Ruta' que "unifique" acciones para evitar las agresiones al personal sanitario

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

En los últimos años se han incrementado las agresiones al personal sanitario, sobre todo en centros de salud por parte de los propios pacientes o familiares, esta situación ha llevado a pensar a los diferentes sectores implicados en la necesidad de desarrollar una 'Hoja de Ruta' que "unifique criterios y estrategias" que solucionen este problema en España.

Según explica el presidente de la Asociación Nacional para la Seguridad Integral en Centros Hospitalarios (ANSICH), Pedro Gómez, que este jueves organiza el primer encuentro donde espera se desarrolle la futura estrategia única de seguridad para estos profesionales, "hay que implantar medidas unificadas que eviten las agresiones".

Para ello, según a explicado a Europa Press, solicitan que las agresiones al personal sanitario sean tipificadas como delito, teniendo en cuenta el artículo 550 del Código Penal donde se tratan las agresiones a Agentes de la Autoridad; además, piden una mayor colaboración con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Así, plantean la necesidad de incorporar en los centros sanitarios una persona encargada de la seguridad, es decir proponen crear la figura de director de seguridad. Los hospitales tienen un nivel de riesgo muy alto, "no sólo de agresiones", y es necesario, según Gómez, que "haya personas capacitadas, con la cualificación necesaria y habilitados por el Ministerio del Interior".

Por otra parte, proponen la presencia de un mediador social en conflictos sanitarios. Esta nueva persona, que podría ser ajeno al centro o formar parte de él, debe de estar capacitado para reconocer a un posible agresor.

En este caso, explica, "se trataría de personas con un perfil determinado, formadas para detectar al posible agresor antes de que se produzca la agresión". "Desde la asociación les formaría para que pudieran detectar, bien por sus movimientos nerviosos, por su actitud agresiva con el mobiliario o por sus condiciones físicas, como la excesiva sudoración, a los posibles agresores en las salas de espera y a saber cómo actuar", añade.

Finalmente, desde ANSICH se pide que se distribuya o se les suministre la identidad de los agresores de otros centros hospitalarios, "de modo que esa información se mueva por los centros para que los sanitarios conozcan a los posibles agresores".

Al encuentro están invitados representantes de todas las comunidades autónomas y del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, así como a responsables de asociaciones médicas y enfermeras, además de implicados en la seguridad nacional, como representantes de la Policía Nacional y Guardia Civil.

"Es una mesa multidisciplinar, todos los implicados estaremos relacionados con la sanidad y seguridad", advierte. De aquí espera surja una 'Hoja de ruta' que, en menos de dos semanas, pueda ser trasladada a todas las instituciones sanitarias, públicas y privadas, para evitar el aumento de agresiones.

Por el momento, explica Gómez, no existe en España unas medidas contra las agresiones a estos profesionales, aunque sí desde diferentes organismos como la OMC o SATSE se han realizado diferentes recomendaciones, al igual que desde la mayoría de las consejerías de salud de las comunidades y ciudades autónomas.

"El problema es que cada uno lo hace de una manera, hay 17 comunidades autónomas y, por tanto, son 17 visiones de lo que está ocurriendo, algunas son más parecidas que otras, pero hay que tratar de aplicar los mismos criterios, para que las estrategias que son útiles en un sitio puedan serlo en toda España", afirma.

"Los profesionales sanitarios cada vez son más vulnerables", añade, al tiempo que explica que "la situaciones social en la que estamos envueltos produce que los pacientes acudan con mayor tensión y, los médicos y enfermeros, son sujetos pasivos que está muy cerca de esta población". Por este motivo, incide en la necesidad de realizar campañas de información, concienciación y sensibilizacion a nivel social para que no se produzcan más agresiones.