Expertos piden a los líderes del G20 reunidos en Japón que den prioridad a alcanzar la cobertura universal de salud

Publicado 28/06/2019 7:52:43CET
27 June 2019, Japan, Osaka: Australian Prime Minister Scott Morrison (2-R) meets with US President Donald Trump (4-L), ahead of the official start of the G20 summit, which to take place on 28 and 29 June 2019. Photo: Lukas Coch/AAP/dpa
27 June 2019, Japan, Osaka: Australian Prime Minister Scott Morrison (2-R) meets with US President Donald Trump (4-L), ahead of the official start of the G20 summit, which to take place on 28 and 29 June 2019. Photo: Lukas Coch/AAP/dpaLukas Coch/AAP/dpa

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los líderes del G20, que se reúnen en Japón esta semana, deberían concentrarse en cumplir con sus obligaciones de mejorar y expandir los sistemas de atención de salud de sus naciones. Así lo reclaman 20 expertos en salud, financiación y políticas sanitarias en un comentario que publica la revista 'The Lancet'.

Los expertos sostienen que la financiación para las naciones de bajos y medianos ingresos debe incrementarse para abordar los crecientes impactos del cambio climático, las guerras y los conflictos, y una tendencia política global hacia el nacionalismo. También argumentan que se necesita una mayor financiación nacional para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, incluida la cobertura universal de salud.

"El logro de la cobertura de salud universal debe estar en la parte superior de la agenda para esta reunión de líderes mundiales --señala el doctor Christopher Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington--. Los líderes del G20 deben evaluar cómo alentar la canalización de recursos para mejorar la atención primaria de salud, así como la prevención y el tratamiento de las enfermedades no transmisibles y para fortalecer y apoyar el liderazgo, la gobernanza y la rendición de cuentas en todos los niveles de los sistemas de salud. Hemos presenciado una década de financiación estancada y, con la fecha límite para cumplir con los ODS a solo 11 años de distancia, el mundo está mirando".

El doctor Murray y otros autores examinaron las tendencias del gasto para el desarrollo internacional entre 2012 y 2017, e instand a los líderes del G20 a abordar tres preguntas: Cómo asigna los fondos para lograr una mejora equitativa de la salud en la vida de las personas; cómo entregan esos fondos para fortalecer los sistemas de salud y cómo apoya el gasto nacional en los países pobres y crea asociaciones más efectivas para brindar cobertura universal de salud.

"El panorama de la asistencia para el desarrollo para la salud está evolucionando, y por lo tanto está maduro para cualquier realineamiento deseado", escriben los autores en 'The Lancet'--. Las reducciones en la pobreza infantil y la fertilidad en todo el mundo significan que muchos países están experimentando transiciones demográficas y epidemiológicas, y sus poblaciones viven más tiempo y padecen un conjunto más diverso de enfermedades".

El comentario señala que de 2000 a 2010, la asistencia para el desarrollo para la salud creció a una tasa del 10% anual, aunque desde 2010, la financiación se ha estabilizado en un 1,3% anual. En 2018, se proporcionaron 38,9 mil millones dólares, con un 65,2% proveniente de miembros del G20, que representan el 0,05% de las economías combinadas de las naciones del G20.

Además, el comentario llama la atención a las naciones del G20 por sus niveles de financiación y los sectores de salud a los que se destinaron esos fondos.

Así, India (43,4%), Brasil (37,2%) e Indonesia (30,9%) tuvieron los aumentos porcentuales más altos en la asistencia para el desarrollo entre 2012 y 2017. Los mayores descensos en la asistencia para el desarrollo proporcionados entre 2012 y 2017 fueron en Arabia Saudita (-19,4%), Australia (-16,0%) y Rusia (-10,1%). El aumento de los Estados Unidos durante el mismo período fue del 0,9%, mientras que el del Reino Unido fue del 2,6%.

Sudáfrica fue el contribuyente más bajo del G20 con 5,2 millones invertidos en 2017, mientras que Estados Unidos fue el más alto con 14.400 millones.

"Los desafíos de salud global y el conjunto expansivo de objetivos de salud globales en los ODS requieren un nuevo enfoque para abordar las preguntas pendientes sobre cómo la asistencia para el desarrollo para la salud puede priorizar mejor la equidad, la eficiencia y la sostenibilidad, particularmente a través del uso de recursos nacionales y la movilización y las alianzas estratégicas", concluyen los autores.

Contador