Expertos aseguran que tratar bien los síntomas y actuar con rapidez es "esencial" para la recuperación de un ictus

Actualizado 29/10/2012 17:34:00 CET
CLÍNICA LA LUZ

MADRID, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La neuróloga de la Clínica La Luz de Madrid, Azahara Marcos, ha asegurado que tratar bien los síntomas y actuar con rapidez es "esencial" para los pacientes que han sufrido un ictus ya que, si el enfermo cumple con ciertos criterios, se puede instaurar un tratamiento farmacológico que "rompa" el trombo responsable de la falta de perfusión cerebral. No obstante, la doctora ha asegurado que este tratamiento debe hacerse en las "primeras horas" de ocurrir el ictus porque "después ya no es tan efectivo".

Por ello, y con motivo de la celebración del Día Mundial del Ictus, unos 32 hospitales españoles, entre los que se encuentra la Clínica La Luz, participan en una campaña nacional de prevención impulsada por el Grupo de Estudio de Enfermedades Cardiovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN) con la colaboración del Observatorio del Ictus y Boehringer Ingelheim.

Y es que, según las estimaciones de la SEN, uno de cada seis españoles sufrirá un ictus a lo largo de su vida. De hecho, actualmente más de 300.000 personas sufren en España alguna discapacidad debido a esta patología, que causa la muerte cada año a unos 80.000 españoles, lo que pone de relieve la importancia de actuar lo antes posible cuando se presentan los síntomas de que se está sufriendo un infarto cerebral.

"Los síntomas son muy diversos, pero en líneas generales siempre que perdamos movilidad o fuerza en un brazo, una pierna o en la cara; si de pronto tenemos problemas para hablar o dificultades de visión, o si sufrimos cualquier otro síntoma extraño, como dolor de cabeza súbito o vértigos, debemos acudir urgentemente a un hospital porque puede tratarse de un ictus", ha señalado Marcos.

En cuanto a los factores de riesgo para padecer la enfermedad, la también neuróloga de la Clínica La Luz, Rebeca Fernández, ha recordado que los principales son la diabetes, la hipertensión, el consumo de alcohol y tabaco, la obesidad y, sobre todo, la vida sedentaria. "Nosotros decimos que en este caso el tiempo es cerebro, por eso ante cualquier sospecha de ictus hay que acudir siempre al hospital, y cuanto antes mejor, aunque los síntomas hayan desaparecido", ha subrayado.

Por último, el jefe de la Unidad de Neurología de la Clínica La Luz y vocal de relaciones institucionales de la Sociedad Española de Neurología, Valentín Mateos, ha insistido en que es de "vital importancia" transmitir a la sociedad cuáles son los síntomas de alarma de ictus y qué debe hacerse ante esta eventualidad.

"Está bien demostrado que si un paciente con ictus agudo es atendido por el neurólogo en las primeras horas la probabilidad de fallecer o quedar con secuelas graves se reduce a la mitad", ha concluido este especialista.