Expertos alertan sobre la urgencia de desarrollar unidades de insuficiencia cardiaca en los hospitales españoles

Actualizado 04/04/2008 22:58:57 CET
EP

BARCELONA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Especialistas españoles en insuficiencia cardiaca alertaron hoy de que es "urgente" desarrollar unidades de insuficiencias de este tipo en los hospitales españoles, en el marco del curso 'Cómo iniciar y desarrollar una Unidad de Insuficiencia Cardiaca Multidisciplinaria', que se celebra hoy y mañana en el Hospital del Mar de Barcelona, y que congregó a expertos en la materia. La insuficiencia cardiaca es la primera causa de hospitalización en España en mayores de 65 años.

Según informó la organización, estas unidades permitirían racionalizar al máximo la intervención de quienes sufren esta enfermedad, considerada de difícil diagnóstico.

La patología la causa la incapacidad del corazón para satisfacer las demandas del organismo y es el estadio final de la mayoría de enfermedades cardiacas. Su mortalidad es alta, ya que cuatro de cada diez afectados ha fallecido al cabo de un año.

Los organizadores del curso informaron de que, pese a los "importantes esfuerzos" realizados en los últimos años en este campo, todavía son muchos los "retos pendientes" en los hospitales españoles ante la creciente importancia que está adquiriendo la insuficiencia cardiaca, que genera unos 80.000 ingresos anuales, el doble que hace 20 años.

Según informaron los expertos, al no ser una enfermedad fácilmente diagnosticable, puede tardar el establecer un "diagnóstico correcto", lo que impide empezar con las "actividades preventivas y tratamientos precoces". Asimismo, existe el "riesgo" de someter a los pacientes a exploraciones innecesarias y tratamientos que no profundicen en aspectos suficientemente concretos de la patología, además de dar altas sin una plena estabilización y sin el seguimiento posterior.

Por ello, los especialistas apuntaron que la mejor estrategia para superar estar "dificultades" es crear unidades de insuficiencia cardiaca multidisciplinares, que permiten, además de "racionalizar al máximo" la intervención de los enfermos, aplicar las mejoras terapéuticas farmacológicas y no farmacológicas avaladas por los ensayos clínicos, mejorar el conocimiento epidemiológico, clínico y fisiopatológico de la enfermedad, y optimizar los recursos del hospital.

El programa docente del curso también hace hincapié en la necesidad de instaurar una "colaboración multidisciplinar" de los servicios de cardiología con otros servicios y especialistas del centro hospitalario y su entorno. Asimismo, consideró que debería coordinarse las unidades hospitalarias con la atención primaria.

EVOLUCIÓN Y SÍNTOMAS

En sus estadios iniciales, la insuficiencia cardiaca ocasiona "pocos" síntomas, lo que dificulta el diagnóstico. Puede provocar sensación de falta de aire al andar, subir escaleras y acostarse en la cama, entre otros momentos. Además, los afectados sienten cansancio o debilidad generalizada, hinchazón de pies, tobillos y piernas, así como aumento de peso y tos crónica.

La patología, que afecta a entre el 2% y el 3% de los mayores de 45 años y a casi al 10% de los mayores de 75 años, podría llegar a afectar a 30 millones de europeos en 2020 (actualmente se calcula que la sufren unos 14 millones). "Por su gravedad y creciente extensión, ha sido calificada como una de las nuevas epidemias del siglo XXI", afirmó la organización.

El curso que trata sobre esta enfermedad, pionero en España por su enfoque hacia el profesional médico y de enfermería, está organizado por la sección de Insuficiencia Cardiaca, Trasplante Cardiaco y otras alternativas terapéuticas y la sección de Cardiología Clínica y Extrahospitalaria de la Sociedad Española de Cardiología, coordinado por el programa del Insuficiencia Cardiaca del Hospital del Mar y con el apoyo logístico del Área Científica de Menarini.