Expertos aconsejan que los conductores se hidraten correctamente para reducir la fatiga al volante

Actualizado 21/03/2013 15:25:27 CET
Atasco En Ronda De Barcelona
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una correcta hidratación por parte de los conductores "contribuye a reducir los niveles de fatiga" durante las horas que se está al volante, tal y como aseguran los expertos del Instituto Europeo de Hidratación (EHI, por sus siglas en inglés) con motivo de los miles de desplazamientos previstos para Semana Santa.

A juicio de los expertos, estas fechas se convierten en "las más conflictivas del año en cuanto a tráfico se refiere", ya que es el periodo con mayor índice de movimiento de vehículos en un periodo menor de tiempo. Por ello, esta institución alerta sobre las consecuencias de la deshidratación durante la conducción.

Entre ellas, los especialistas destacan "el dolor de cabeza, el cansancio y la falta de concentración", síntomas que "pueden afectar al estado de alerta mental". Todos estos efectos pueden "poner en riesgo la seguridad", declaran.

En concreto, sostienen que esta coyuntura se debe a la pérdida de agua por la sudoración, lo que hace que disminuyan los niveles "de sales minerales o electrolitos". Por ello, "se reduce la capacidad de reacción ante imprevistos", subrayan.

LA DESHIDRATACIÓN SUPERIOR AL 4% PUEDE PROVOCAR IRRITABILIDAD

Así, exponen que padecer una deshidratación superior al dos por ciento de la masa corporal puede producir "una reducción sucesiva del rendimiento físico y de la capacidad de controlar la temperatura corporal". Si los niveles alcanzan el cuatro por ciento, la situación que se genera es la de "irritabilidad, somnolencia, y aumentos de la temperatura corporal y de la tasa respiratoria", manifiestan.

A juicio del miembro del Comité Científico Asesor del EHI y catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), el profesor Lluís Serra-Majem, no hay que olvidar que "entre un 70 por ciento y un 80 por ciento" del agua que se consume viene de las bebidas, mientras que el resto proviene de los alimentos".

Por ello, indica que "es importante ingerir antes y durante el viaje los líquidos necesarios provenientes tanto del agua, como de otras bebidas, como refrescos, zumos, infusiones, café o bebidas isotónicas". Por contra, prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas.