Un experto vincula la exposición a antenas de telefonía móvil con la fatiga, desórdenes de sueño y pérdida de apetito

Actualizado 28/06/2007 23:44:48 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 28 Jun.(EUROPA PRESS)

El jefe de Sección de Investigación en Salud Pública en el Hospital Universitario La Fe de Valencia, el doctor Claudio Gómez Perretta, aseguró hoy que la exposición a microondas de telefonía móvil de intensidad muy baja incrementa "significativa y considerablemente" el padecimiento de fatiga, tendencia depresiva, desórdenes de sueño y de la piel, problemas cardiovasculares, dificultades de concentración y pérdida de apetito.

En una conferencia impartida hoy en la Facultad de Psicología de Santiago de Compostela, Claudio Gómez Perretta expuso los resultados de un estudio epidemiológico del posible efecto sobre la salud por la exposición crónica de radiofrecuencias provenientes de las estaciones base de telefonía móvil.

El trabajo de campo fue realizado en dos estaciones base GSM de 900 y 1.800 megaherzios. El estudio abarcó a 97 personas de ambos sexos de edades comprendidas entre los 14 y 81 años y con una media de 39 años.

Gómez explicó que en los sujetos con un grado intermedio de exposición a las microondas se advirtieron cefaleas, náuseas, problemas de audición, irritabilidad, vértigo, alteraciones visuales y de la marcha, "en menor grado que los expuestos a mayores valores de flujo de densidad de potencia".

SÍNDROME DE MICROONDAS

Para la realización de la investigación, cada sujeto completó un cuestionario de síntomas "que comprenden el conjunto de aquellos que constituyen el síndrome de microondas", matizó el experto.

Según el nivel de exposición, medido en cada dormitorio de los participantes, se dividió la muestra en tres grupos: un primero de referencia con exposiciones de 0,0001 a 0,0004 microvatios por centímetro cuadrado; el intermedio con exposiciones de 0,0006 a 0,0128; y el de máximo, entre 0,0165 a 0,44.

A este respecto, el doctor Gómez Perretta apuntó que la ley permite hasta 450 microvatios por metro cuadrado para estaciones base de 900 megaherzios y de 900 microvatios por metro cuadrado para las de 1.800 megaherzios.

El doctor Claudio Gómez Perretta es licenciado en Medicina y en Ciencias Químicas por la Universidad de Valencia. Realizó estadías como becario de investigación en el Hospital Bichat de París y en el departamento de Psiquiatría del Down-State Medical Center de Nueva York.

Entre otras distinciones, obtuvo el Premio de Investigación Científica del Congreso Mundial para la Formación Profesional en 1997 y Premio de Investigación de la Sociedad Española de Toxicomanías en 1999, por sus aportaciones al estudio de la serotonina en la conducta auditiva.