Actualizado 25/06/2015 14:41:23 +00:00 CET

La astenia primaveral no tiene valor patológico y que lo que se padece son cambios fisiológicos

SEVILLA, 29 Abr.

   El profesor de la Universidad de Medicina de Sevilla y médico de familia del centro de salud de Bellavista Pablo Bonal sostuvo hoy que lo que comúnmente se denomina como astenia primaveral "no tiene valor patológico como tal, ya que no estamos hablando de una enfermedad sino de mecanismos fisiológicos normales de adaptación a los cambios de estación".

   En declaraciones a Europa Press, Bonal aseguró que en la clínica diaria "no hay percepción de que exista astenia, aunque sí de personas que dicen encontrarse más cansadas y con cierto decaimiento".

   Con todo, puntualizó que estos cuadros "son debidos precisamente a esos cambios adaptativos, al igual que ocurre en septiembre cuando atribuimos esos cambios horarios, de estación y de hábitos al denominado síndrome postvacacional", argumentó.

   "Es cierto que todas las personas sufrimos en mayor o menor medida los cambios estacionales, pero en realidad estamos hablando de cambios fisiológicos normales y de toda la vida, como cuando uno vuelve de las vacaciones y puede llegar a sentir en ocasiones depresión, cansancio y un desajuste horario", recalcó.

   En la misma línea, Bonal, quien precisó que la astenia primaveral "no está acreditada como enfermedad dentro del catálogo de la Organización Mundial de Salud (OMS)", indicó que "el problema es cuando le ponemos una etiqueta como la de astenia para asignarle un valor de patología, cuando en realidad es un proceso normal debido a agentes externos".

   En cuanto a que algunos expertos opinan que la astenia primaveral cursa con una bajada de las endorfinas, replicó que, "por lo general, cualquier tipo de enfermedad suele conllevar un desequilibrio de las endorfinas".

   "No hay que buscar tratamientos para lo que comúnmente se denomina astenia primaveral", aseveró Bonal, quien matizó que "cosa bien distinta son aquellos enfermos que padecen por ejemplo de psoriasis, cuadros depresivos o problemas de úlcera de estómago, los cuáles suelen sufrir reagudizaciones de sus síntomas generales con la llegada de la primavera".

   "Normalmente si una persona presenta esos síntomas lo que se hace es tratarla con la medicina tradicional y ver si tiene un proceso patológico real, es decir, comprobar si sufre una anemia, una infección crónica o un problema de déficit hormonal", unos procesos, sentenció, "que tengan que ver con ese cuadro clínico que está padeciendo".