Publicado 14/07/2020 18:58:05 +02:00CET

Experto avisa de que la inmunidad de grupo es "poco ético" y "no es la solución" contra el Covid-19

Pruebas del coronavirus, test Covid-19
Pruebas del coronavirus, test Covid-19 - JARUN011/GETTY - Archivo

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El doctor en Biología Molecular y en Ciencias de la Salud y director general de Laboratorios Necenti, Sergio Caja, ha avisado de que la inmunidad de grupo es "poco ético" y "no es la solución" contra el Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.

"Las políticas sanitarias tienen que ir encaminadas a la prevención y al empoderamiento del paciente. Por otro lado, no está claro qué anticuerpos frente al Covid-19 realmente nos protegen, ni por cuanto tiempo, luego es mejor hacer una protección previa a la infección, que implique tomar medidas personales que prevengan la infección", ha dicho.

Hasta ahora todas las políticas se han basado en tratar de abordar el problema una vez que se ha generado la infección o aplicando medidas muy restrictivas de confinamiento, que no empoderan al paciente.

Sin embargo, conocer mediante datos objetivos a nivel molecular el riesgo que tiene una persona de contagio, así como la gravedad de los síntomas que puede padecer, permite priorizar la toma de decisiones médicas basadas en hipótesis objetivas para tomar medidas concretas y personalizadas basadas en las características epigenéticas individuales, ya que para que el Covid-19 pueda infectar se requiere de un contexto epigenético específico.

"Con un estudio epigenético, entendiendo que esta parte de la genética representa un porcentaje muy alto de la infección, sabríamos en unas horas si su riesgo de contagio es alto o bajo, y en función de eso podríamos hacer su seguimiento o analizar el riesgo que corren sus familiares", ha dicho el experto.

Además, en cuanto exista un tratamiento, tener datos de esta naturaleza de cada paciente permite el dimensionado de los recursos sanitarios, es decir cuantas vacunas serían necesarias, o la priorización en las medidas a tomar, a quién vacunar en primer lugar, para que se pueda por un lado detener la infección y por otro dar prioridad a aquellos casos que tienen más riesgo de contagio.

"Esto es muy importante en las personas más graves y sobre todo en las asintomáticas, que, al identificarlos con anterioridad, se les daría prioridad ya que si no saben que tienen el virus y se sienten sanos, es menos probable que cambien sus comportamientos, y seguirán contagiando a otras personas", ha apostillado Caja.

A su juicio, la incorporación de técnicas de base epigenéticas, orientadas a la prevención, serán fundamentales en el desarrollo, validación e implantación de futuras estrategias epidemiológicas que no pasarán por un confinamiento 'a ciegas' ya que sabiendo cuáles son los biomarcadores que hacen que se pase la infección asintomáticamente y cuáles son los que hacen que estén en grave riesgo, permiten medidas mucho más selectivas.

"La plataforma, 'Necenti100' basada en unos bioalgoritmos para determinar el riesgo de cada persona, arroja un resultado que evalúa tres variables: los síntomas esperados de acuerdo con su perfil epigenético, el riesgo de contagio y la recomendación de en qué puesto de la 'cola' estaría para vacunarse, dependiendo de la gravedad de los síntomas", ha zanjado el doctor.

Contador