Actualizado 13/11/2008 16:39:49 +00:00 CET

Un experto apuesta por usar robots para operar el cáncer de próstata porque permiten una mejor recuperación del paciente

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El empleo de robots en la operación del cáncer de próstata, uno de los tumores más frecuentes entre los varones españoles junto al de pulmón y el de colon, puede mejorar los resultados que consigue la cirugía laparoscópica tradicional en esta patología, ya que ahorra pérdida de sangre y permite una mejor recuperación del paciente, según el doctor José Heriberto Amón Sesmero, presidente de la Asociación Castellano-Leonesa de Urología y uno de los coordinadores del II Curso de Formación Continuada de la Asociación Española de Urología (AEU), que culminará en Madrid este sábado.

La cirugía robótica abarca todas las indicaciones de la laparoscopia convencional y permite mayor precisión, ya que el robots dispone de cuatro brazos que se mueven con unos grados de libertad superiores a los de la muñeca del cirujano, y da al médico una visión tridimensional del cuerpo del paciente, por lo que se libra así de los temblores o los efectos de la fatiga.

Según el experto, aunque la robótica sea una técnica con la que aún no cuenten muchos hospitales españoles y se esté incorporando a los quirófanos nacionales con más lentitud que en el resto de Europa debido, entre otros factores, a sus elevados costes, su aplicación podría mejorar los resultados que ahora se están consiguiendo la cirugía laparoscópica convencional en esta patología.

"La robótica podría mejorar los resultados en esta patología sobre la cirugía laparoscópica convencional que hacemos ahora, en cuanto a beneficios para el paciente en pérdida sanguínea y recuperación", señaló el doctor Amón Sesmero, quien por ello apuesta por "focalizar" esta técnica en esta utilidad, ya que en el tratamiento de otras enfermedades no ofrece ventajas importantes frente a la laparoscopia.

Para realizar una cirugía robótica, una técnica que está ya plenamente implantada en Estados Unidos, no es preciso controlar las técnicas laparoscopias, según el experto. Sin embargo, advierte, "si el cirujano cuenta con esta formación, los resultados serán mejores".

En este sentido hizo hincapié el doctor Álvaro Serrano, coordinador del Grupo de Endocrinología y Laparoscopia Urológica de la AEU, para quien, aunque la cirugía robótica es cara, constituye "una demanda social" que hará que finalmente, se implante en España, donde ya la usan centros como el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Virgen del Rocío de Sevilla o el Carlos Haya de Málaga.

EN 30 AÑOS, MÁS PIEDRAS EN EL RIÑÓN

Durante el curso de Urología organizado por la AEU se tratarán los últimos avances en otras patologías, como la litiasis renal, es decir, las piedras en el riñón, una patología que presentan uno de cada tres pacientes que van al urólogo y que, en los próximos 30 años, podría experimentar un "aumento espectacular" debido al calentamiento del planeta y la relación del calor con esta dolencia.

"Hace 15 años, la prevalencia de la litiasis en España era de un 5,9 por cien, aunque dependiendo de las áreas geográficas, ya que por ejemplo en Baleares es cerca de un 14 por cien, y con lo que tenemos por delante del cambio climático, ya hay gente que ha opinado que, en 30 años, (su prevalencia) va a subir de forma espectacular", indicó.

No obstante, la aparición de nuevas tecnologías para el tratamiento de esta enfermedad con cirugía mínimamente invasiva ha hecho que, hoy por hoy, sólo deba operarse un 1 por ciento de los problemas de piedras con cirugía abierta, cuando hace 25 años se trataba con esta técnica casi en todos los casos, según el doctor, que incidió en la importancia de "trabajar en prevención" y en "acabar con mitos", como que consumir leche ayuda a formar piedras.

En estas y otras patologías y técnicas urológicas se habla esta semana en el curso de la AEU, que además de charlas, está ofreciendo a sus participantes sesiones quirúrgicas en directo de técnicas robóticas y laparoscopia para intervenir, entre otras cirugías, en la extirpación de un riñón y de una próstata.

Los centros desde los que se trasmiten las operaciones en directo para los asistentes al curso en Madrid son el Universitario Central de Asturias, el Donostia de San Sebastian, el Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, el Universitari San Joan d'Alacant y el Vall d'Hebron de Barcelona.