Actualizado 30/07/2007 13:28:26 CET

Un experto afirma que las picaduras de medusas pueden provocar una reacción alérgica "grave"

VALENCIA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El traumatólogo del Hospital Casa de la Salud de Valencia, Ignacio Muñoz Criado, advirtió hoy que las picaduras de medusas pueden provocar una reacción alérgica "grave", según informaron fuentes de esta entidad en un comunicado.

En este sentido, Muñoz señaló que la picadura de medusa se produce al contacto con el extremo de los tentáculos, de las cuales, en total existen unas 90.000 especies. Así, indicó que las medusas que habitan en el mar Mediterráneo "sólo provocan lesiones en la piel, pero algunas encontradas en el océano Índico y Pacífico inoculan una toxina que afecta al sistema nervioso y son mortales".

El doctor Muñoz Criado explicó que la lesión que provoca la picadura de medusa en la piel puede ser "leve o llegar a provocar úlceras profundas que tardan mucho tiempo en cicatrizar". "Además, en algunos sujetos puede provocar una reacción alérgica grave", apuntó.

Muñoz señaló que cuando una medusa pica a un bañista conviene consultar con alguien que tenga experiencia en su tratamiento, ya que "se podría perjudicar todavía más al afectado sin ser conscientes de ello". "Ante una situación de este tipo, el primer paso es rescatar al bañista, para lo cual "hay que tomar precauciones para evitar más lesiones por medusa", apostilló.

La persona que vaya a tratar una picadura de medusa tendrá que protegerse con guantes, y la zona afectada no se debe limpiar con agua fresca, ya que eso "favorecerá la liberación de más toxinas y se extendería el daño". "Se debe lavar con agua de mar, suero fisiológico o en todo caso no limpiarla", explicó.

A continuación, con la ayuda de unos guantes o pinzas se deben retirar los restos de tentáculos que puedan permanecer adheridos a la piel, y aplicar ácido acético (vinagre) al cinco por ciento, que "ayuda a neutralizar las toxinas para que no se libere más veneno".

En el caso de tratarse de una lesión cutánea severa, Muñoz indicó que se puede utilizar una pomada con corticoides, y recomendó que si aparecen síntomas de tipo alérgico como dificultad para respirar, reacción cutánea muy severa, hinchazón de labios u otros síntomas "conviene acudir rápidamente al hospital".

El especialista del Hospital Casa de la Salud, indicó que "el mejor consejo es prevenir", por lo que todo bañista "debe evitar meterse en el agua si se han avistado un número alto de medusas en la playa o las autoridades indican mediante una bandera especial la presencia de medusas".

Asimismo, bañarse con una camiseta de lycra también disminuye el riesgo de picaduras en la zona cubierta, y recordó que recientemente se anunció la comercialización de un protector solar que además prevenía las picaduras de medusa y otras especies marinas urticarizantes.

Por lo que respecta a otro tipo de picaduras frecuentes, Muñoz Criado se refirió a las del pez araña y el erizo de mar. El pez araña, de unos 10 a 15 centímetros, se entierra en la arena y deja un aguijón que sobresale por la superficie. La picadura se produce al pisar ese aguijón, provocando un dolor urente muy severo. En ocasiones puede causar una lesión local severa y son frecuentes las sobreinfecciones.

El tratamiento para las picaduras del pez araña consiste en realizar una lavado de la herida con suero fisiológico o agua de mar, extraer restos de aguijón con pinzas y sumergir el pie en agua caliente a unos 45 grados de 30 a 90 minutos, ya que el calor inactiva la toxina de este pez y alivia el intenso dolor inicial. Posteriormente, se realiza una cura local con antiséptico y se administran analgésicos, apuntaron.

Por otro lado, las pinchas de los erizos de mar contienen una sustancia urticarizante, y también se recomienda sumergir la extremidad en agua caliente de 30 a 90 minutos tras una lesión de este tipo.

A continuación, se deben extraer las pinchas con unas pinza, y se puede aplicar jabón de afeitar y pasar una maquinilla de afeitar para extraer algunas de las pinchas más superficiales. También se ha descrito aplicando cera caliente como si "se depilara" la zona. Las pinchas más profundas se extraen con agujas hipodérmicas.