Experta reconoce que "aún cuesta asimilar" que el consentimiento informado es obligatorio

Publicado 24/06/2019 12:42:29CET
I Jornada de Bioética de la SEMG
I Jornada de Bioética de la SEMGSEMG

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La doctora Antonia Espinosa Collado ha señalado, durante la I Jornada de Bioética de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), que el consentimiento informado, es decir, la autorización de una persona para que los profesionales puedan realizar un procedimiento diagnóstico o terapéutico, es "de obligado cumplimiento".

"A pesar de que es un procedimiento médico formal, cuyo objetivo es aplicar el principio de autonomía del paciente, aún nos cuesta asimilar que, más que adecuado, es de obligado cumplimiento. Es una exigencia ética y un derecho reconocido por las legislaciones de todos los países que debemos conocer y comprender", ha añadido la experta.

En este contexto, la coordinadora de la I Jornada de Bioética de la SEMG, Teresa Benedito Pérez de Inestrosa, ha pedido a los médicos de Atención Primaria que animen a sus pacientes "para que realicen sus voluntades vitales". "De esta forma, el paciente expresa libremente sus valores, deseos, preferencias para que se tengan en cuenta respecto a la atención sanitaria que recibirá en los momentos finales de su vida", asegura.

Los conflictos éticos que se presentan en la práctica asistencial diaria en Atención Primaria ante el final de la vida de las personas "pueden ser diversos, porque los cuidados paliativos tienen que ver con la vida, la muerte, el sufrimiento, la fragilidad y la vulnerabilidad de los enfermos", según ha apuntado Jacinto Bátiz Cantera, responsable del Grupo de Bioética de la SEMG.

Según este médico paliativista, los imperativos éticos en esta etapa final de la vida son no abandonar al enfermo, tratar el dolor y cualquier otro los síntomas que le hagan sufrir, evitar pruebas diagnósticas y tratamientos inútiles, y sedarle cuando lo precise.

La capacidad y representación también han sido otro de los temas incluidos dentro de la jornada. Ana María Rivas Fernández, abogada, filósofa y miembro del Grupo Bioética SEMG, ha recordado que "la enfermedad, edad o discapacidad no pueden ser causa de limitación de los derechos de las personas, menos aún en asuntos que afectan a su vida, salud o enfermedad".

Contador