Actualizado 10/04/2013 9:19:16 +00:00 CET

El exceso de estrógeno en el embarazo podría aumenta el riesgo de cáncer de mama en las hijas

Embarazada
FLEQUI/FLICKR

MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los niveles excesivos de estrógeno durante el embarazo pueden desactivar en las hijas un poderoso gen supresor de tumores de mama, según investigadores del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown, en Washington (Estados Unidos). Estos científicos encontraron que la reparación del ADN de los genes BRCA1 se silencia al año de edad en las niñas que están expuestas a un alto ambiente hormonal en el feto.

Los investigadores dicen que su estudio, presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigación contra el Cáncer (AACR, en sus siglas en inglés), indica que BRCA1 silenciado por metilación en el útero puede ser un importante mecanismo que aumenta el riesgo de cáncer de mama más tarde en la vida. Y dicen que, si se confirma, podría ser una manera de reducir ese riesgo antes de que el cáncer de mama se desarrolle.

"Puede que seamos capaces de identificar a las mujeres en mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama mediante la búsqueda de BRCA1 que ha sido metilado como marcador por haber estado expuesto a niveles de estrógeno en exceso en el útero", dice la autora principal del estudio, Leena Hilakivi-Clarke, profesora de Oncología en Lombardi.

No sólo fue silenciado por la metilación de BRCA1 en las niñas de un año de edad que se desarrollan en un entorno altamente estrogénico fetal, sino que hay otras anormalidades moleculares que pueden contribuir al riesgo de cáncer de mama y de recurrencia del cáncer de mama, agrega Hilakivi-Clarke.

Además de BRCA1, otra anormalidad genética se encontró en la vía de la respuesta a la proteína desplegada (UPR), que se ha relacionado con el riesgo de cáncer de mama y la resistencia al tamoxifeno, un tratamiento para el cáncer de mama. Investigadores del 'Virginia Polytechnic Institute', de la Universidad de Virginia (Estados Unidos), que colaboró ??on Hilakivi-Clarke en este estudio, encontraron que la vía del UPR fue "hipometilada" (genes fueron activados o altamente activos) en las hijas de un año de edad.

Se confirmó también que los mismos genes UPR también fueron hipometilados en los cánceres de mama en las mujeres, en comparación con el tejido normal de mama, así como en células de cáncer de mama que son resistentes al tratamiento con tamoxifeno en comparación con las células de cáncer de mama sensibles al tratamiento.

"Cuando estos genes UPR son activados significa que las células dañadas que deben morir no lo hacen, lo que aumenta el riesgo de que el cáncer se desarrolle y que las células de cáncer no respondan al tratamiento", resume el colaborador del estudio, Robert Clarke, decano de investigación en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown.

"Teniendo en cuenta estos resultados, tal vez podamos identificar a los pacientes con cáncer de mama que desarrollan resistencia a la terapia hormonal y tienen un alto riesgo de recurrencia", resalta Hilakivi-Clarke. "Debido a que varios fármacos están ahora disponibles para revertir el aumento de la metilación de genes, puede ser posible invertir el aumento en el riesgo de cáncer de mama y prevenir el desarrollo de resistencia a tamoxifeno en estas mujeres", agrega.

"No importa cómo se ha eliminado BRCA1, por mutación o silenciamiento epigenético, el resultado final es el mismo: hay menos BRCA1 para frentar que las células se conviertan en cancerosas", concluye esta investigadora.