Publicado 17/04/2020 17:58:00 +02:00CET

La Eurocámara apoya destinar 3.000 millones para costear necesidades urgentes de los sistemas sanitarios

Destacats Del Ple. Brussel·Les, 26 De Mar
Destacats Del Ple. Brussel·Les, 26 De Mar - PARLAMENTO EUROPEO

BRUSELAS, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este viernes la propuesta de Bruselas para destinar todos los fondos disponibles del presupuesto europeo de este año, unos 3.000 millones de euros, a la financiación necesidades urgentes de los sistemas sanitarios nacionales, por ejemplo, a través de compras de equipos de protección personal o ventiladores.

La liberación de estos fondos persigue un objetivo doble. En primer lugar, gestionar la crisis sanitaria y garantizar equipos y provisiones vitales, desde ventiladores y productos de protección personal a equipos de médicos móviles y asistencia sanitaria para los más vulnerables. Y en segundo lugar, acelerar los esfuerzos para realizar más pruebas de Covid-19.

En concreto, los 3.000 millones de euros que se desbloquearán con esta iniciativa se canalizarán a través de dos vías: el instrumento de Ayuda de Emergencia (2.700 millones) y la reserva de equipos médicos (300 millones que se suman a los 80 millones previstos en un principio).

Además, el paquete incluye fondos adicionales para vuelos de repatriación de ciudadanos europeos (45 millones), para el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (3,6 millones), para ayudar a Grecia a lidiar con la presión migratoria (350 millones) y para apoyar la reconstrucción posterior al terremoto de Albania (100 millones).

Por otro lado, el Parlamento Europeo ha respaldado la propuesta del Ejecutivo comunitario para retrasar un año la entrada en vigor del nuevo reglamento sobre dispositivos médicos, con el objetivo de que los Estados miembros y las instituciones sanitarias prioricen la lucha contra la pandemia.

Bruselas ha celebrado este paso y ha destacado que la extensión del plazo de aplicación de las nuevas normas "tienen en cuenta los desafíos sin precedentes" que plantea la pandemia y la necesidad de aumentar la disponibilidad de equipos médicos "vitales" en el bloque.

La Comisión ha aprovechado para pedir también a los Estados miembros que aprueben también el retraso de la entrada en vigor de este reglamento.