Actualizado 09/07/2013 12:28:19 +00:00 CET

Un estudio relaciona el hábitat rural con un "peor funcionamiento psicosocial" en pacientes con trastorno mental grave

Señalan que, aunque los resultados muestran una cierta asociación, deberían desarrollarse estudios específicos más detallados

SEVILLA, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El estudio 'Ruralidad y funcionamiento psicosocial en pacientes con trastorno mental grave', realizado por médicos de familia en más de una treintena de municipios de la zona nordeste de la provincia de Granada, ha puesto de manifiesto que los hábitat "más rurales" se relacionan "con un peor funcionamiento de los pacientes con trastorno mental grave y con un mayor riesgo de abuso de sustancias y otros síntomas psicológicos".

Este trabajo, al que ha tenido acceso Europa Press y que se presentó recientemente en el 'XXXIII Congreso semFYC', estableció precisamente como objetivo estudiar la relación entre la 'ruralidad' y el funcionamiento psicosocial en pacientes con trastorno mental grave.

Para tal fin, se llevó a cabo un estudio observacional, transversal y en pacientes procedentes de cuatro zonas básicas de salud, atendidos en una Unidad de Salud Mental Comunitaria. En concreto, la población de estudio fueron personas con diagnostico de esquizofrenia, trastornos afectivos con síntomas psicóticos y trastornos graves de la personalidad.

Entre las mediciones más destacables se tomaron en cuenta variables socio-demográficas, de uso de servicios, de evolución de la enfermedad, así como la edad, sexo, estado civil, años de evolución, edad al diagnostico, contactos con salud mental, ingresos y diagnóstico de un total de 260 individuos.

Para medir el concepto de 'ruralidad', los autores del estudio utilizaron el índice propuesto por Ocaña y colaboradores, al que asigna una puntuación a cada municipio, según diferentes indicadores.

Precisamente, una de las cuestiones que se han debido solventar en esta investigación es el uso de indicadores que permitan medir diferencias entre pacientes que viven en zonas urbanas y rurales, más allá de la tradicional identificación de áreas rurales que sólo tienen en cuenta el número de habitantes. Esta variable por sí sola, entienden los autores del estudio, "no refleja adecuadamente un concepto tan complejo como ruralidad".

Por ello, los autores han utilizado el índice de ruralidad propuesto por Ocaña (Escuela Andaluza de Salud Pública, Granada), al considerarlo un instrumento que podría ser útil.

Respecto al significado de 'funcionamiento psicosocial', señalan que dicho concepto suele incluir aspectos como autocuidado, autonomía, autocontrol, relaciones interpersonales, ocio y tiempo libre, y funcionamiento cognitivo.

Según los principales resultados de este trabajo, el índice de ruralidad "se relaciona de forma significativa e independiente con la puntuación de la escala HoNos (Health of the Nation Outcome Scales), de forma que a mayor ruralidad, se obtiene un peor funcionamiento".

Ser hombre, los años de evolución, el número de contactos con salud mental y el diagnóstico (trastornos de personalidad) también se asocian de forma independiente con la puntuación HoNos, prosigue este estudio, que sostiene que "la ruralidad se asocia con mayor riesgo de conducta autoagresiva, abuso de sustancias y presencia de otros síntomas mentales".

Por todo ello, concluye que "los hábitat más rurales se relacionan con un peor funcionamiento de los pacientes con trastorno mental grave y con un mayor riesgo de abuso de sustancias y otros síntomas psicológicos".

Respecto al abuso de sustancias citado en las conclusiones, la escala HoNos utiliza un conjunto de variables, siendo ésta una de ellas, por lo que los resultados muestran una cierta asociación. No obstante, los autores recuerdan que el análisis separado de una variable de una escala resulta siempre "menos fino". Por ello, apuntan que las conclusiones no son extrapolables al cien por cien y deberían desarrollarse estudios específicos más detallados.