El estrés laboral provoca un mayor consumo de comida rápida y repercute en el tránsito intestinal

Actualizado 16/10/2012 16:54:45 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El estrés en el trabajo provoca que haya un mayor consumo de comida rápida y, por tanto, un peor tránsito intestinal, según un estudio realizado por la Universidad de Washington (Estados Unidos), publicado en la revista 'Preventing Chronic Disease', y que asocia también niveles altos de estrés laboral con menos actividad física y mayor frecuencia de comer mientras se realiza otra tarea.

Y es que, según ha advertido el presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), Jesús Román, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, el estrés sufrido en el puesto de trabajo va unido a una serie de malos hábitos alimenticios, dado que "se reduce la ingesta de agua y las comidas se hacen a deshoras y de forma poco equilibrada".

Por este motivo, ha proseguido, se comen menos alimentos ricos en fibra y se aumenta el consumo de comida rápida, rica en grasas saturadas. "Estos malos hábitos alimenticios así como las situaciones agobiantes que pueden vivirse en el puesto de trabajo provocan una alteración de los movimientos peristálticos del intestino producido por una reducción del aporte sanguíneo al tracto intestinal. Cuando esos movimientos se ralentizan, se produce estreñimiento", ha explicado, explica el profesor Román.

Asimismo, el estrés también provoca que, al tener menos tiempo, se retrase el momento de la defecación. En este sentido, el Foro de Regulación Intestinal ha recordado la importancia de realizar una alimentación equilibrada rica en fibra, practicar ejercicio físico, tener una disciplina de horarios y comer cuando se debe.

En el caso de que esto no funcione, el Foro ha aconsejado recurrir de forma transitoria a preparados farmacéuticos de origen vegetal, basados en plantas como el fucus, la cáscara sagrada o la frángula.

AUMENTO DEL ESTRÉS LABORAL POR LA CRISIS

El 58 por ciento de los trabajadores españoles afirman haber sufrido un incremento del nivel de estrés laboral durante la crisis financiera, según la encuesta 'Regus Business Tracker'.

Los principales motivos son la exigencia del aumento de la rentabilidad y la presión por mantener la excelencia en el servicio al cliente. La amenaza de poder ser despedido o el aumento de responsabilidades en iguales condiciones económicas y laborales influyen también en el nivel de estrés.