Actualizado 15/03/2007 23:02:01 CET

Un 5% de los españoles padecen el Síndrome de Piernas Inquietas, de los que el 80% está sin diagnosticar, según expertos

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

Hasta un 5 por ciento de los españoles padecen el Síndrome de Piernas Inquietas (SPI), trastorno neurológico caracterizado por la necesidad irresistible de mover las extremidades inferiores y que va acompañado de sensaciones desagradables y molestas en las piernas, de los cuales un 80 por ciento desconocen que la sufren y están sin diagnosticar, según informaron los expertos presentes en la II Jornada 'Nuevos avances sobre el abordaje del SPI' celebrado hoy en Palma de Mallorca.

De este modo, según el director del Instituto de Investigaciones del Sueño (IIS), el doctor Diego García-Borreguero, diversos estudios realizados en diversas partes del mundo occidental muestran que entre el 5 y el 10% de la población de entre 18 y 65 años padece esta enfermedad, aunque esta cifra es "aún más elevada" en las personas mayores.

Sin embargo, la mayoría de las personas afectadas desconocen que padecen este cuadro, ya que bien ellos o sus médicos suelen atribuirlo "por error" a problemas de circulación, enfermedades reumáticas, estrés, depresión, etcétera.

En cuanto a los tratamientos para esta enfermedad, García-Borreguero destacó que en los últimos años se ha producido una "auténtica revolución" en el tratamiento de esta enfermedad, lo que permite obtener una solución "eficaz" bajo la utilización de sustancias dopaminérgicas.

Aunque se desconoce la causa exacta de la enfermedad, el doctor García Borreguero señala que una alteración en el neurotransmisor dopamina juega "un papel central" en el SPI, ya que en los pacientes afectados se considera que existe una disminución de la dopamina o de la actividad de los receptores de dopamina en diversas áreas del cerebro.

Por su parte, el neurólogo del Hospital Clínic de Barcelona, Alex Iranzo, explicó que la denominación de Síndrome de Piernas Inquietas es puramente descriptiva, ya que los síntomas esenciales para describir esta enfermedad son una sensación imperiosa de mover las piernas cuando están en reposo, algo que los pacientes describen como una inquietud "que mejora y se alivia sólo cuando mueven las piernas".