Publicado 30/10/2020 13:37CET

España, único país de la UE que discrimina la publicidad de alcohol en TV en función de su graduación según un informe

   MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

   España es el único país de la Unión Europea donde se discrimina la publicidad de alcohol en televisión en función de su graduación ya que, desde el año 1988, la legislación española en materia publicitaria no permite que las bebidas alcohólicas superiores a 20 grados puedan anunciarse en televisión.

   Ésta es la principal conclusión de un nuevo informe publicado por Europa Ciudadana que lleva por título 'La regulación de la publicidad en TV en la Unión Europea: el caso español', en el que se analiza cada uno de los ordenamientos jurídicos en materia de publicidad de los estados miembros de la Unión Europea.

   "Desde hace 32 años, nuestra regulación en materia publicitaria es un ejemplo de mala praxis jurídica, única en Europa, ya que se discrimina a un producto de la misma categoría frente a otro sin ninguna base científica y de forma arbitraria ya que esa distinción de 20 grados no responde a ninguna evidencia médica ni clínica y atenta contra el principio de igualdad de trato", señala el autor del informe y presidente de Europa Ciudadana, José Carlos Cano.

   Más de tres décadas después que se aprobase esa normativa, el think tank académico especializado en asuntos europeos señala que si el Gobierno transpone la Directiva europea de Comunicación Audiovisual que regula, entre otros aspectos, la publicidad en televisión se pondría fin "a esta anomalía", por lo que pide aplicar lo que recoge la Directiva respecto a la publicidad de alcohol en televisión.

   "La Directiva de Comunicación Audiovisual permite que las bebidas alcohólicas puedan anunciarse en televisión y, para ello, establece una serie de criterios exhaustivos, pero no discrimina en función de la graduación. Por eso, el Gobierno debe, en el marco de la transposición de la Directiva, modificar la legislación en vigor y aplicar lo que establece la Directiva para acabar con esta anomalía", subraya el presidente de Europa Ciudadana en su informe.

   El informe añade que no hay ninguna evidencia científica que permita concluir que los efectos nocivos de las bebidas alcohólicas para la salud pública dependan de su nivel de graduación, ya que lo determinante es la cantidad de alcohol consumido. Según el profesor Cano, "todos los alcoholes son iguales y así lo dicen las autoridades sanitarias y, por tanto, no tiene ningún sentido esta diferenciación existente actualmente".

   El informe también apunta como modelos a seguir para España las legislaciones publicitarias de Grecia, Portugal, Alemania, Holanda o Italia, en las que se compaginan los objetivos regulatorios de la nueva Directiva de Comunicación Audiovisual estableciendo limitaciones por horarios y audiencias sin discriminar a un producto alcohólico frente a otro en función de su graduación.

   Por último, advierte de que España podría incurrir en graves responsabilidades caso de mantener esta medida no sólo ante la jurisdicción española --ordinaria y constitucional en la medida que se afectan derechos fundamentales susceptibles de amparo-- sino también ante la jurisdicción europea.