España se sitúa a la cabeza de Europa en el empleo de cirugía laparoscópica, según la Asociación Española de Urología

Actualizado 11/06/2007 23:14:29 CET
-

MADRID 11 (EUROPA PRESS)

En los próximos cinco años el 80 por ciento de los hospitales españoles contará con los recursos necesarios para realizar la cirugía laparoscópica, según señaló hoy la Asociación Española de Urología (AEU), reunida en su LXXII Congreso Nacional, que este fin de semana se celebró en el Palacio de Exposiciones (PALEXCO) de A Coruña.

Cerca de un millar de expertos de toda España se reunieron para conocer los avances en esta técnica y explicar sus ventajas como cirugía mínimamente invasiva. Este tipo de cirugía que, frente a la convencional, supone para el paciente menor riesgo de hemorragia y reduce el tiempo de hospitalización, constituye actualmente una prioridad en la formación del urólogo.

En España, los expertos han observado que, desde 2002, se ha introducido esta técnica en los hospitales, mientras que en otros países europeos, como Francia, Alemania y Bélgica, su empleo se ha limitado a centros de referencia muy especializados.

El doctor Antonio Rosales Bordes, jefe clínico del Servicio de Urología de la Fundación Puigvert y miembro de la Asociación Española de Urología (AEU), presente en el Congreso, recordó que "los urólogos son conscientes de que es imprescindible que aprendamos este tipo de técnicas" pese al esfuerzo y tiempo que supone su aprendizaje. En este sentido, señaló que "este despertar en el campo de la urología se debe, en parte, a que hemos comprendido las ventajas de poder utilizar la laparoscopia".

Entre otras conclusiones, desde AEU se recordó que, además de su aplicación en el tratamiento quirúrgico de diversas patologías urológicas, como el cáncer de riñón, de vejiga, en la litiasis, en la incontinencia de orina o en la patología prostática, supone numerosas ventajas para el paciente que debe ser intervenido. No sólo reduce el riesgo de hemorragia y el dolor postoperatorio, sino que, desde el punto de vista estético, resulta menos traumático para el paciente al no ser necesario grandes incisiones. Aunque, como en la cirugía convencional, las complicaciones existen, por lo que "precisa de un nivel de capacitación elevado y de una habilidad técnica concreta, por lo que el aprendizaje es fundamental para su aplicación", según el doctor Rosales.