ERC pide al Gobierno en el Congreso que incluya en la cartera del SNS métodos anticonceptivos como el parche o el anillo

Actualizado 21/06/2012 20:06:28 CET

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La diputada de ERC, Teresa Jordà, ha registrado una proposición no de ley en el Congreso en la que insta al Gobierno a incluir métodos hormonales como los anillos vaginales o los parches anticonceptivos en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud (SNS), para garantizar el derecho a las mujeres a acceder a la gama más amplia posible de métodos seguros, efectivos y accesibles para la regulación de la fertilidad.

En esta iniciativa, que ha sido registrada para su debate en la Comisión de Sanidad del Congreso, la republicana catalana también pide al Ejecutivo que se incremente la financiación de métodos anticonceptivos de última generación, ya incluidos en la cartera de servicios del SNS, para garantizar que la situación económica no suponga una barrera para el acceso a las mujeres de este tipo de anticoncepción.

Es más, quiere que se ejerza un control estricto sobre la repercusión que la crisis económica tiene en la disminución del uso de los anticonceptivos y, por consecuencia, en el aumento de embarazos no deseados y tomar las medidas a su alcance para prevenir y abordar de forma efectiva esta realidad.

En la exposición de motivos, a la que ha tenido acceso Europa Press, ERC alega que el derecho a decidir si tener hijos y cuándo está reconocido como un derecho reproductivo por la Carta de Derechos Sexuales y Reproductivos de la Federación Internacional de Planificación Familiar en 1995.

Además, resalta que ese derecho está reconocido en la Ley de 2010 de Salud Sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria y del embarazo, y comporta asegurar el acceso de las personas a la gama más amplia posible de métodos seguros, efectivos y accesibles para la regulación de la fertilidad.

De hecho, destaca que la disposición adicional tercera de dicha normativa establecía que el Ejecutivo, en el plazo de un año de la entrada en vigor de la ley, debía concretar la efectividad del acceso a los métodos anticonceptivos de última generación, cuya eficacia haya sido avalada por la evidencia científica, en la cartera de servicios comunes del SNS y en las mismas condiciones que las prestaciones farmacéuticas con financiación pública.

Así, apunta que el 7 de julio de 2011 era el día en el que se cumplía el plazo para la financiación parcial o total de estos métodos más modernos y su inclusión en el SNS. "Ese mismo año el Gobierno aprobó la financiación de tres métodos de última generación, dos de ellos en formato de píldoras y uno de ellos de tipo implante", agrega.