Actualizado 19/07/2007 20:42:13 +00:00 CET

Un equipo de la UV demuestra que dos genes que protegen contra el cáncer pueden ralentizar el envejecimiento

VALENCIA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un equipo del departamento de Fisiología de la Universidad de Valencia (UV), en colaboración con otras instituciones científicas, dirigido por el doctor Manuel Serrano, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, ha demostrado en ratones que dos genes que protegen contra el cáncer pueden ralentizar el envejecimiento entre un 12 y un 15 por ciento, según explicó el responsable del grupo de la UV, el doctor José Viña.

El estudio, publicado por la revista 'Nature', ha descubierto la "conexión" entre la protección contra el cáncer y el retraso del envejecimiento. El descubrimiento de que los genes p53 y p16 protegen contra el cáncer no es nuevo, aseguró a Europa Press el doctor Viña, quien destacó que la novedad de su experimento es que "esos mismos genes también protegen contra el envejecimiento".

En esta línea, resaltó que el retraso del envejecimiento "sólo se ha podido demostrar en ratones" y apuntó que esta situación "no quiere decir que estos genes impidan morir, sino que alargan la vida entre un 12 y un 15 por ciento". Al respecto, aseveró que este tiempo es "muchísimo"

El responsable del grupo de Valencia indicó que esta investigación guarda relación con la teoría de los radicales libres, que, según dijo, explica que las personas envejecen porque producen radicales libres que las oxidan. Así, comentó que los citados genes "protegen de alguna forma, que todavía no tenemos definida porque la estamos estudiando, contra los radicales libres y, por este motivo, retrasan el envejecimiento".

En resumen, José Viña explicó que estos genes, por un lado "protegen contra el cáncer evitando el daño asociado al Acido Desoxirribonucleico (ADN), y, por tanto, evitan un riesgo de evidencia de cáncer" y, por otro, "evitan el daño asociado a los radicales libres", afirmó. "Además de proteger contra el cáncer, nos aumentan las defensas contra los radicales libres", reiteró.

Por otro lado, Viña destacó que no es la primera conexión que se descubre entre la protección del cáncer y el retraso del envejecimiento, aunque manifestó que es "una de las más sólidas".

En esta línea, manifestó que este estudio permite "entender el enlace entre la protección del ADN y la teoría de los radicales libres", pero es "más" ya que se trata de dos genes que "estimulan tus propias defensas".

Este estudio es fruto de la colaboración entre el grupo del CNIO especializado en la investigación del cáncer, dirigido por Manuel Serrano, y el equipo coordinado de la UV dirigido por el catedrático de Fisiología José Viña. En el grupo de Viña, que está integrado por unas 30 personas, existen dos líneas, una centrada en ejercicios físicos y otra especializada en el envejecimiento.