Actualizado 07/10/2014 12:15:28 CET

Enfermos y cuidadores piden "tomarse en serio" el aumento de algunos trastornos mentales por culpa de la crisis

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES) pide "tomarse en serio" el aumento de casos de algunos trastornos mentales leves como la ansiedad o la depresión menor vinculado a la crisis económica ya que, de no tratarse adecuadamente, pueden agravarse y empeorar su pronóstico.

Así lo ha asegurado el presidente de esta entidad, José María Sánchez Monge, en declaraciones a Europa Press con motivo del Día Mundial de la Salud Mental que se celebra este jueves, reconociendo que este repunte de casos "de momento" no se ha dado en el caso de las enfermedades más graves como la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

En cambio, en otros trastornos considerados más leves sí que se ha producido un cierto incremento dado que, según explica, "la gente está en peor situación, tiene más estrés y dudas por la pérdida del empleo o de la vivienda".

"La situación de incertidumbre afecta a estas patologías", reconoce Sánchez Monge, insistiendo en que "si no son tratadas adecuadamente pueden suponer un problema mayor y tener un problema menor".

De hecho, lamenta que en el caso de la depresión siempre se haya considerado como un problema menor. "Nunca lo ha sido y, si no se atiende, puede ser muy grave", asegura el presidente de FEAFES.

Igual sucede con la ansiedad, de ahí la importancia de la detección precoz y de iniciar el tratamiento cuanto antes.

El problema, considera Sánchez Monge, es que la crisis también ha venido acompañada de una disminución de recursos asistenciales o de un freno a aquellos que se estaban poniendo en marcha. "Aunque en los últimos años se habían puesto en marcha más programas de rehabilitación, estos son los que ahora se están dañando", reconoce.

"Muchos derechos de los pacientes pueden ser lesionados por la falta de recursos, porque si no se les atiende adecuadamente, sus necesidades no se cumplen. Tienen derecho a mejorar su salud pero no lo pueden hacer", lamenta el presidente de FEAFES.

DEFIENDEN UNA MEJORA EN LA ATENCIÓN PESE A REDUCIR COSTES

Para ello, desde esta institución han planteado alternativas para que en estos momentos de crisis la atención sea mejor y tengan menos costes.

Por ejemplo, proponen planes individualizados de atención, con proyectos que la persona debe realizar y un equipo que se los modifica o adapta en función de sus necesidades; o reforzar las intervenciones familiares, porque el 80 por ciento de las personas con estos trastornos viven y conviven con la familia, "a la que hay que informar y formar para resolver los problemas que se puedan presentar en la vida diaria".

"En 1986 estos pacientes se sacaron de los psiquiátricos porque se pensaba que era mejor la atención comunitaria. Está claro que deben estar con los familiares, pero con programas psicosociales y una atención adecuada", ha recordado, lamentando que "en los últimos años no se ha desarrollado suficientemente ni con la misma intensidad".

Asimismo, y aunque el Gobierno tiene intención de desarrollar un espacio sociosanitario que combine ambas pautas asistenciales, Sánchez Monge considera que "está en punto muerto".