Enfermería condena la "brutal" agresión homófoba a un enfermero y la califica de "inadmisible"

Publicado 14/01/2019 13:03:58CET

MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Enfermería ha condenado la "brutal" agresión homófoba que ha sufrido un enfermero este fin de semana cuando acudía a su puesto de trabajo en el metro de Barcelona y la ha calificado de "totalmente inadmisible".

"Es totalmente inadmisible que en 2019 sigan ocurriendo este tipo de delitos. Nadie tendría que tener miedo a salir de la calle sea cual sea su orientación sexual", ha especificado el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

Raya ha subrayado que "en los últimos tiempos nos enfrentamos a discursos radicales, que no hacen más que acrecentar el odio y la intolerancia hacia determinados colectivos" que, ha especificado, "llevan años luchando por conseguir unos derechos que deberían ser iguales para todas las personas independientemente de su raza, sexo u orientación sexual".

"Por nuestra parte, ponemos a disposición de este compañero la asesoría jurídica del Consejo General de Enfermería para garantizar que cae todo el peso de la ley sobre los atacantes", ha agregado Pérez Raya.

El enfermero agredido, natural de Huelma (Jaén) y residente en Barcelona, denunció los hechos a través de sus redes sociales. Explicó que había sido increpado por cuatro jóvenes durante el trayecto y que, tras intentar ignorarlos y cambiarse de asiento, continuaron acosándolo con insultos.

Además de proferir contra él insultos homófobos, los agresores le derribaron y le patearon. "Me han dicho: 'Claro, es ue no eres hombre, eres un maricón', a lo cual le he contestado que lo que era él es tonto. Han seguido amenazándome", ha continuado el enfermero.

"Ya bajando en mi parada a punto de coger las escaleras por las espaldas me han derribado y me han pateado. Eran cuatro contra mí, así que me encogí a esperar que pasara", ha añadido el agredido. Los Mossos d'Esquadra acudieron hasta donde se sucedieron los hechos, la estación de Uriquinaona, y detuvieron a los agresores, uno de ellos menor de edad.

Ya han pasado a disposición judicial como presuntos autores de la paliza. Los otros dos fueron identificados y los agentes trasladaron sus nombres al juez para que lleve a cabo las medidas oportunas. Los vigilantes de seguridad fueron los que retuvieron a los chicos hasta que llegaron los Mossos. El enfermero tuvo que ser atendido por los servicios de emergencia y recibió varios puntos en la cara.

"Hay que aplaudir a este colega por atreverse a denunciar esta agresión y desde nuestra institución animamos a que cualquier persona que sufra algo parecido, sea enfermero o no, lo ponga en conocimiento de las autoridades para luchar de verdad contra esta lacra", ha concluido Pérez Raya.