Publicado 02/02/2021 17:05CET

Enfermería aplaude el carácter retroactivo de la norma que reconoce el COVID-19 como enfermedad profesional

El presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Florentino Pérez Raya, comparece en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, dentro del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública
El presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), Florentino Pérez Raya, comparece en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, dentro del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública - CONGRESO DE LOS DIPUTADOS - Archivo

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Consejo General de Enfermería aplaude la probación este martes por el Gobierno del decreto que reconoce el Covid-19 como enfermedad profesional para los sanitarios, así como su carácter retroactivo, que afectará a más de 80.000 enfermeras infectadas desde el comienzo de la pandemia.

"Estamos muy satisfechos con la aprobación de esta medida y con el hecho de que no sólo se aplique a partir de ahora sino desde el comienzo de la pandemia. No olvidemos que en la primera ola fue cuando nuestros profesionales estuvieron más expuestos ya que se enfrentaban a una enfermedad desconocida hasta ese momento y sin los equipos de protección necesarios", ha explicado Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería.

Las consecuencias de que una enfermedad deje de ser considerada común para adquirir el rango de profesional son muy importantes, tanto por las prestaciones económicas que recibe, en este caso, el sanitario, como por el alcance de la protección. Como subraya el presidente del Consejo General de Enfermería, "al considerarse enfermedad profesional, se hace un mayor seguimiento de la enfermedad a futuro, abarcando toda la vida".

"Esta es una enfermedad todavía muy desconocida, especialmente en el medio y largo plazo, por las secuelas que puede acarrear, de ahí que esa protección en el tiempo sea fundamental. El cambio también afecta a la parte retributiva ya que implica el que no haya una disminución económica en el caso de que haya que cogerse una incapacidad temporal bien a futuro bien en el momento en el que se contrae la enfermedad", ha señalado.

Además, como explica el secretario general del Consejo, Diego Ayuso, "en la enfermedad común no se percibe retribución alguna durante los tres primeros días de la baja, se recibe el 60% de la base reguladora de la nómica entre el cuarto día y el vigésimo y pasa al 75% a partir de ese momento. Sin embargo, en la enfermedad profesional se percibe el 75% desde el primer día y, por tanto, es muy favorable también a nivel retributivo para las enfermeras", destaca.

Desde el Consejo General celebran también que la norma aprobada no sólo contemple a enfermeras y médicos sino también a otros profesionales que en su día a día se ven expuestos a esta infección por su cercanía o contacto con los pacientes como el personal sociosanitario o los celadores.

"Era obvio que enfermeras y médicos íbamos a entrar en la norma, puesto que somos grupos claramente expuestos al COVID-19, es verdad que también hay otros profesionales que han podido contagiarse, por ello, creemos que es un gran avance el que estos sean incluidos en la misma", concluye.