Un endocrino afirma que hacer una reducción calórica importante tras las Navidades "no tiene riesgo"

Actualizado 03/01/2007 15:00:05 CET

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El jefe del Departamento de Medicina y Servicio de Endocrinología del Hospital Carlos III, el doctor Sánchez Franco, afirmó hoy que "hacer una reducción calórica importante" después de la Navidad con el fin de recuperar el peso anterior tras los excesos de comida que mucha gente realiza estas fechas, "no conlleva un riego de enfermedad".

En este sentido y en declaraciones a Europa Press Televisión, Sánchez aseguró que "no hay riesgo" por hacer dietas muy hipocalóricas en adultos y incluso durante un largo período de tiempo, y así, destacó como principales estrategias para perder peso después de las Navidades "una reducción calórica más intensa" y, como "segunda alternativa, un aumento de ejercicio físico".

Por otro lado, Sánchez aconsejó que durante las Navidades se debe aplicar un nuevo concepto de satisfacción de comida basado en "la calidad y la exquisitez", que implique "poca cantidad de comida, pocas calorías y menos riesgo de aumento de peso".

Así, Sánchez señaló que comprar menos cantidad de alimentos, que provoquen "menos estímulos y menos riesgo de comer excesivamente" puede también disminuir "el riesgo de obesidad" y facilitar el control de peso tras las Navidades.

Asimismo, Sánchez advirtió de que con el consumo excesivo de comida y alcohol, existe también el riego de padecer enfermedades como "la pancreatitis o fracasos de otras funciones".

DIVULGACIÓN NUTRICIONAL CON "FALTA DE RIGOR CIENTÍFICO"

Por otro lado, Sánchez criticó "la falta de rigor científico" en el ámbito nutricional y afirmó que la nutrición "no tiene una base científica tan sólida como para hacer afirmaciones de evidencia alta". Así, indicó que en este tipo de divulgación se suelen considerar "aspectos banales al darle importancia a un único componente de un alimento".

En este sentido, apuntó que "un componente de un alimento no es equivalente a las propiedades del alimento completo" y añadió que la divulgación que prohíbe cualquier tipo de alimento es "errónea", ya que "no hay ningún alimento tan tóxico como para prohibirlo". "La divulgación correcta es de prioridades y esporádicos como grupos de alimentos", concluyó.