Publicado 23/03/2022 14:01

Una encuesta desvela que las actitudes sexistas son una de las conductas incorrectas más comunes entre médicos

Médico
Médico - UNIPROMEL

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una encuesta realizada por Medscape sobre las conductas inapropiadas de los médicos españoles dentro y fuera del trabajo, que se ha realizado entre más de un millar y medio de médicos pertenecientes a 32 especialidades, ha desvelado que las más comunes son los comentarios sexistas (58% en el entorno laboral y 46% fuera del mismo) y las burlas a pacientes (59% y 46% respectivamente).

Otras conductas inadecuadas a subrayar por los encuestados han sido el bullying sobre otros médicos, el uso de lenguaje racista, el actuar bajo los efectos de la embriaguez o las drogas y la utilización de la violencia física, entre otras. Destaca el hecho de que la comisión de un delito fuera del ámbito laboral se sitúa con un porcentaje muy bajo, de un 4 por ciento, "más preocupante" es en el lugar de trabajo con un 16 por ciento.

"Con esta nueva encuesta, hemos querido brindar a los médicos la oportunidad de alzar la voz y expresar algunas dificultades a las que se enfrentan por las conductas de sus compañeros de profesión. Las conclusiones nos tienen que hacer pensar en la todavía existente necesidad de un cambio cultural y social, para no dar lugar a que, por ejemplo, comportamientos sexistas o racistas aparezcan entre los más presenciados o sufridos", ha dicho el miembro del Comité Editorial de Medscape en español, Javier Cotelo Vila.

Por otra parte, la encuesta muestra que si bien el 44 por ciento de los participantes indica que, hablar directamente con el médico responsable de la mala conducta, es su reacción ante la visualización o padecimiento de este comportamiento, casi uno de cada tres encuestados no hace nada al respecto y prefiere mantenerse al margen (32%).

No obstante, sólo un dos por ciento denunciaría la conducta inapropiada ante el Colegio Oficial de Médicos. Además, casi dos de cada tres encuestados consideran que en los últimos cinco años este tipo de conductas permanece estable tanto en el lugar de trabajo (61%) como fuera del mismo (64%).