Takeda España comercializa en España una nueva terapia para el control del dolor oncológico irruptivo

Actualizado 24/07/2012 19:26:53 CET

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Takeda España ha anunciado que está disponible en el mercado el pulverizador nasal de fentanilo para el dolor irruptivo en pacientes oncológicos, llamado 'Instanyl'. Se trata de un analgésico opioide que proporciona un alivio rápido y efectivo a estos pacientes, y está indicado para personas que ya están recibiendo analgésicos opioides para su dolor crónico de base.

El dolor irruptivo es muy común en pacientes con cáncer, que experimentan dolor en el 85 por ciento de los casos. De ellos, entre un 60 y un 95 por ciento sufre dolor irruptivo, que se manifiesta de manera repentina e intermitente en pacientes cuyo dolor de base oncológico está controlado de manera adecuada y relativamente estable.

Además, aparece muy rápidamente, puede durar de media unos 30 minutos, y los pacientes pueden experimentar un episodio de este tipo hasta cuatro veces al día, afectando de manera importante a su calidad de vida.

En este sentido, 'Instanyl' puede aliviar el dolor irruptivo oncológico entre los primeros 5 y 10 minutos tras su administración y tiene una duración de efecto de unos 56 minutos, tiempo que se ajusta al episodio de dolor irruptivo tratado, e implica que el paciente no necesite tomar más medicación de la necesaria.

Se administra por vía nasal y garantiza un nivel rápido y elevado de absorción en el paciente. Es fácil de usar, tanto para el paciente como para el cuidador y puede ser autoadministrado, proporcionando a los pacientes la idea de autonomía a la hora de controlar su dolor, lo que mejora su estado psicológico y su calidad de vida.

"A pesar de la alta prevalencia del dolor oncológico irruptivo, en la actualidad existe una falta de reconocimiento del impacto que puede tener en la vida de una persona. La rápida aparición del alivio proporcionada por 'Instanyl', es un avance importante para los pacientes. Se trata de un importante paso ya que a menudo este dolor es diagnosticado y tratado inadecuadamente", ha asegurado la directora general en España, Lide Verdugo.

Además, el manejo eficaz de los episodios de dolor irruptivo con nuevos tratamientos puede contribuir al ahorro de costes al sistema de salud a largo plazo, al reducir los ingresos por urgencias. Y es que, el gasto de los tratamientos para los pacientes con dolor persistente es un 44 por ciento más alto --819 euros-- que para los pacientes sin dolor --568 euros--. Estos pacientes también son 2,5 veces más propensos a buscar ayuda médica en el servicio de urgencias, que los pacientes con dolor crónico pero sin dolor irruptivo.