Actualizado 05/12/2011 14:31 CET

El fármaco adalimumab de Abbott mejora la calidad de vida de los enfermos de espondilitis anquilosante

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El fármaco adalimumab de Abbott mejora la calidad de vida de los enfermos de espondilitis anquilosante, según un estudio a cinco años de ATLAS. Este análisis destaca la repercusión de este medicamento en los signos y síntomas de la enfermedad en los pacientes. Los resultados han sido presentado en la reunión científica anual del American College of Rheumatology Annual Scientific Meeting (ACR) en Chicago.

En el estudio se han evaluado las mejoras en movilidad de la columna y la seguridad y eficacia a largo plazo en el tratamiento. Esta enfermedad afecta, precisamente, a la columna y a las grandes articulaciones periféricas, entre las que se encuentra la cadera.

La incidencia de esta enfermedad autoinmune es del 1 por ciento a nivel mundial. Además, puede propiciar enfermedades inflamatorias de la piel, los ojos o lo intestinos. Los síntomas más evidentes son la formación de hueso nuevo en la columna, limitando así la movilidad. Si la enfermedad no está tan avanzada, sólo se produce dolor y rigidez en la zona lumbar y los glúteos.

El periodo de edad en el que más suele aparecer esta patología transcurre entre los 17 y los 35 años, siendo los hombres entre dos y tres veces más proclives a padecer la enfermedad. "Es una enfermedad potencialmente incapacitante, que puede quedar sin diagnosticar durante un máximo de 10 años, por lo que es importante que las personas con síntomas acudan a un reumatólogo pronto para iniciar el tratamiento adecuado", asegura la catedrática del Leiden University Medical Center, Désirée van der Heijde, haciendo una llamada a la prevención.

Durante el proceso de estudio los pacientes recibieron 40 miligramos de adalimumab cada 14 días o placebo durante 24 semanas, seguidos de una extensión abierta de un máximo de cinco años, durante los cuales se permitía a los pacientes llegar hasta una posología semanal. "Se mostró una mejora de los signos y síntomas de la enfermedad con adalimumab," añadió van der Heijde.

El vicepresidente senior de Desarrollo e Investigación Farmacéutica Global de Abbott, el doctor John Leonard, se adhiere a la misma corriente de opinión y asegura que "el uso de adalimumab en personas con espondilitis anquilosante está autorizado desde 2006 y con el estudio de ATLAS, este medicamento se encuentra entre los primeros inhibidores del factor de necrosis tumoral en presentar datos de eficacia a cinco años", concluye.