Actualizado 17/04/2013 9:20:10 +00:00 CET

El ejercicio aeróbico puede proteger las capacidades cognitivas de los alcohólicos

MADRID, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ejercicio aeróbico puede ayudar a prevenir e incluso revertir algunos de los daños cerebrales asociados con el consumo excesivo de alcohol, según una nueva investigación de la Universidad de Colorado en Boulder, Estados Unidos, publicada en la revista 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research'. Así, ejercicios como caminar, correr o andar en bicicleta se asocia con un menor daño a la "materia blanca" del cerebro entre los consumidores de grandes cantidades de alcohol.

La materia blanca, junto con la materia gris, son dos componentes físicos importantes del cerebro. Está compuesta de manojos de células nerviosas que actúan como líneas de transmisión para facilitar la comunicación entre las diversas partes del cerebro, explicó el autor principal del estudio Hollis Karoly, estudiante de Doctorado en Psicología y el Departamento de Neurociencia de CU-Boulder.

"Hallamos que en las personas que beben mucho y hacen mucho ejercicio, no había una fuerte relación entre el alcohol y la materia blanca", afirmó Karoly. "Pero para las personas que beben mucho y no hacen ejercicio, nuestro estudio mostró que la integridad de la materia blanca estaba en peligro en varias áreas del cerebro. Básicamente significa que la sustancia blanca no está enviando mensajes entre las áreas del cerebro tan eficientemente como debería", agrega.

Los co-autores del estudio incluyen CU-Boulder psicología y la neurociencia profesores y Hutchison Kent, CU estudiantes de doctorado Courtney Rachel Stevens y Thayer y Washington State University Profesor Asistente Renee Magnan.

"Este estudio es preliminar, pero prometedor", dijo Angela Bryan, coautora del estudio y profesora de Psicología en la Universidad de Colorado, quien destaca como principal conclusión "la posibilidad de que el ejercicio podría ser capaz de amortiguar o bien deshacer algo del daño que el uso excesivo de alcohol hace en el cerebro".

El grupo de estudio incluyó a 60 personas, 37 hombres y 23 mujeres, desde bebedores moderados a grandes bebedores y fueron extraídos de un estudio mayor número de personas sobre el alcohol y los problemas de la nicotina, dijo Karoly. Los participantes de la investigación habían realizado cada uno una prueba estándar escrita, conocida como la Prueba de Identificación de Trastornos de consumo de alcohol o auditorías para detectar el comportamiento de consumo de riesgo o perjudicial y también informaron sobre sus éxitos o fracasos en el intento de controlar la bebida, así como la cantidad de ejercicio que estaban realizando.

Cada sujeto se sometió a un tipo modificado de resonancia magnética (RM) conocida como Diffusion Tensor Imaging o DTI. Las imágenes permitieron a los investigadores rastrear la posición y la orientación de las moléculas de agua que viajan en paralelo a los axones o fibras nerviosas en la sustancia blanca mientras se mueven a través del cerebro y ver que la orientación de los axones (diferentes colores representan diferentes direcciones de viaje) proporciona información valiosa acerca de las autopistas de la comunicación del cerebro.

El equipo de investigación buscó específicamente en varias partes del cerebro, incluyendo la cápsula externa, un conjunto de fibras de materia blanca que conectan las diferentes capas del cerebro. También analizaron el fascículo longitudinal superior, dos haces de neuronas que conectan la parte delantera y trasera del cerebro, que es la más grande del cerebro y se cree que es el lugar donde tiene origen el pensamiento, la percepción, el juicio, la toma de decisiones y la imaginación, según los neurólogos.

"Lo que nuestros datos sugieren es que más allá de dar a la población una salida diferente para los antojos o impulsos de consumo de alcohol, el ejercicio también puede ayudar a reparar el daño que pueda haber hecho en el cerebro¡ --subrayó Bryan--. Incluso podría ser un enfoque de tratamiento más prometedor para los problemas de alcohol, ya que es a la vez un tratamiento conductual y un tratamiento que tiene el potencial de hacer el cerebro más saludable. Además, con un cerebro más saludable, es más probable que una persona con problemas de alcohol se recupere".

"Este es un estudio exploratorio y no es nuestra intención sugerir que una persona puede borrar el daño fisiológico de años de consumo excesivo de alcohol por hacer ejercicio. Algunos de los mecanismos específicos del cerebro relacionados con el consumo excesivo de alcohol y el ejercicio no se entienden bien y esperamos que nuestro estudio inspire a futuras investigaciones sobre el tema", concluyó Karoly.

Lo más leído en...

  1. 1

    Illa avisa de que van a venir "semanas duras" en Madrid y que hay actuar "con determinación"

  2. 2

    Sanidad notifica 10.653 nuevos casos de COVID-19, 3.471 en 24 horas, y 84 muertes

  3. 3

    Covid-19: Fatiga, fiebre, tos, dolor muscular y de cabeza, síntomas más comunes en pacientes leves

  4. 4

    Los 5 aspectos clave sobre la Covid-19 que nos falta por conocer

  5. 5

    Illa advierte sobre el aumento del COVID-19: "Debemos estar preparados para todos los escenarios"