Actualizado 21/08/2013 9:20:41 +00:00 CET

Los pacientes mayores son suficientemente informados cuando reciben el alta hospitalaria

FEFE. Anciano, nieta, hospital, cama- campaña FEFE
Foto: FEFE

MADRID, 21 Ago. (Reuters/EP) -

   La información recibida por los pacientes ancianos al ser dados de alta en el hospital podría ser insuficiente, según ha evidenciado una investigación llevada a cabo por un equipo de expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale en New Haven (Estados Unidos).

   Este trabajo, que ha sido publicado en la edición digital de la revista 'JAMA Internal Medicine', expone que estos pacientes podrían necesitar más información al salir de los hospitales que la que se les facilita normalmente.

   El motivo de ello es que las personas mayores pueden pensar que han comprendido las instrucciones de los médicos, cuando en realidad existen "deficiencias" en este aspecto. Por ello, los especialistas consideran que los consejos ofrecidos por el personal sanitario "pueden ser más claros" de lo que lo son en la actualidad.

   Para llegar a las conclusiones obtenidas en la investigación se han analizado los datos de los casi 400 pacientes mayores dados de alta en un centro sanitario, de los cuales "sólo el 60 por ciento pudo describir con exactitud el diagnóstico que se le ofreció".

   Así lo indica el autor principal del estudio y miembro de este centro académico norteamericano, el doctor Horwitz Leora, que añade que los pacientes son "positivos" acerca del trato y la información recibida pero que "no son capaces de describir su estado de salud".

   A su juicio esta situación está provocando que muchas de estas personas tengan que volver a acudir al centro sanitario para recibir cuidados adicionales, algo que los hospitales buscan reducir. También apoyan esta opinión el Gobierno de Estados Unidos y diversos economistas, los cuales consideran que esta medida reduciría el gasto en salud.

   En este sentido, y según los datos de la Administración, se expone que estos reingresos por parte de la población anciana suponen un sobrecoste de casi 20.000 millones de euros, de los cuales considera que casi 13.000 millones son "potencialmente prevenibles".