La FDA emprende acciones contra las tiendas que venden tabaco a los menores

Actualizado 11/11/2011 15:30:35 CET
BRIAN SNYDER / REUTERS

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

La FDA ha enviado cartas de advertencia a más de 1.200 negocios donde se vende tabaco, la mayoría informando a estos empresarios de que han violado la ley vendiéndole tabaco a menores de edad y anunciándoles que podrían ser multados, si continúan con estas prácticas. La iniciativa forma parte de los esfuerzos que, en la actualidad, realiza la FDA para reducir el consumo de tabaco entre los menores.

Aunque la mayoría de los establecimientos inspeccionados por la FDA cumplían la ley, algunas tiendas venden todavía cigarrillos y tabaco sin humo --categoría a la que pertenece el tabaco de mascar-- a menores de edad.

Según Margaret A. Hamburg, miembro de la FDA, "debería preocupar a los padres que el 20 por ciento de los estudiantes de instituto de Estados Unidos fume cigarrillos". "El presidente (Barack) Obama y la FDA están comprometidos con la prevención del tabaquismo infantil. Para muchos jóvenes, el primer cigarro puede llevar a una adicción que dure toda la vida y para muchos, también a serias enfermedades", señala.

"Más del 80 pro ciento de los adultos fumadores comenzaron a fumar antes de los 18 años. Los vendedores minoristas son compañeros clave de la FDA en sus esfuerzos para prevenir el consumo de tabaco entre los adolescentes", asevera.

El presidente de Estados Unidos firmó el 'Family Smoking Prevention and Tobacco Control Act', que da a la FDA la autoridad para regular los productos del tabaco para prevenir su consumo en menores y reducir su impacto en la salud pública.

La ley permite a la FDA contratar, con los Estados del país y otros territorios, la realización de inspecciones en las tiendas que venden tabaco. Este año, ha dedicado más de 24 millones de dólares a contratar estas inspecciones con 38 Estados.

Hasta ahora, la FDA ha dirigido más de 27.500 inspecciones en estas tiendas, en las que se han incluido acciones como la verificación de carnés, la prohibición de ciertos caramelos con sabor a tabaco y la prohibición de máquinas expendedoras, entre otras. La FDA comenzó a inspeccionar los productos del tabaco en octubre.