Actualizado 10/04/2013 16:35 CET

El desayuno con cereales ayuda a reducir el índice de masa corporal de los niños

Cereales Con Energía Eólica
REUTERS/NIGEL RODDIS

NUEVA YORK, 10 Abr. (Reuters/EP) -

Un estudio publicado en el último número de la revista americana 'Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics' ha revelado que el consumo regular de cereales durante el desayuno puede ayudar a combatir la obesidad infantil, tras constatarse una relación con un menor índice de masa corporal (IMC).

Investigaciones previas ya habían relacionado la importancia del desayuno con el mantenimiento en el tiempo de un buen índice de masa corporal (IMC) pero este nuevo estudio, elaborado por la publicación regional 'Dairy MAX', de Texas, se centró en el papel concreto de los cereales en el peso y la alimentación de los niños, sobre todo en quienes tienen bajos ingresos.

Para ello, se hizo un seguimiento a 625 niños de San Antonio desde el cuarto al sexto curso, a quienes cada año se les pidió que recordaran lo que habían comido los tres días anteriores y se les calculó su IMC, medida de peso en relación con la altura.

Como estudiantes de cuarto grado, el 64 por ciento de los niños dijo que había desayunado todos los días, en comparación con el 42 por ciento cuando pasaron a sexto curso.

Con datos de tres días al año durante tres años consecutivos, los investigadores contaban con nueve días para analizar el desayuno de cada niño. De este modo, se observó que los niños que comen cereal 4 de los 9 días tendían a estar en el percentil 95 del IMC, que se considera sobrepeso, en comparación con los niños que comían cereales los nueve días, cuyas medidas estaban en el percentil 65, en el rango de peso saludable.

Además, el 32 por ciento de los estudiantes de cuarto grado no se comían todo su desayuno y el 25 por ciento comían otros alimentos además de los cereales. En estos casos, huevos revueltos, pan de molde, salchichas o tortillas eran los alimentos más frecuentes.

El estudio también sirvió para constatar que los niños que comían más cereales tenían más vitamina D, B-3, B-12, riboflavina, calcio, hierro, zinc y potasio en su dieta. Asimismo, también tuvieron más calorías, grasa, fibra y azúcar.

Una de las autoras del estudio, Lana Frantzen, ha reconocido que el cereal "es una opción excelente para el desayuno, muy sencilla de hacer, y aporta los nutrientes esenciales que necesitan los niños".