Publicado 18/06/2021 10:23CET

ECDC propone que vacunados y aquellos que hayan pasado la enfermedad hace 6 meses no necesiten PCR para viajar

Varias personas en un pasillo de la estación de Madrid - Puerta de Atocha, a 11 de junio de 2021, en Madrid (España). El número de viajeros que optó por viajar en avión para desplazarse por el interior del país bajó un 53,4% el pasado mes de abril respect
Varias personas en un pasillo de la estación de Madrid - Puerta de Atocha, a 11 de junio de 2021, en Madrid (España). El número de viajeros que optó por viajar en avión para desplazarse por el interior del país bajó un 53,4% el pasado mes de abril respect - Eduardo Parra - Europa Press

   MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El Centro Europeo de Control y Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Seguridad de la Aviación de la Unión Europea (EASA, por sus siglas en inglés) han elaborado un nuevo Protocolo de Seguridad de la Salud de la Aviación en el que, entre otras cuestiones, proponen que las personas con la pauta completa de vacunación contra el Covid-19, o aquellos que han pasado la enfermedad hace 180 días, no tengan que hacerse un PCR para viajar o guardar cuarentena.

   La nueva versión del documento tiene en cuenta la nueva evidencia e información sobre la circulación de variantes preocupantes (COV) y el lanzamiento de los programas de vacunación COVID-19. Además, en la misma se destaca la necesidad de mantener en vigor el uso de las mascarillas, el distanciamiento físico y las medidas de higiene.

   "Hemos alcanzado un hito significativo en la pandemia: un cambio real en el enfoque que puede permitir a los viajeros volar de nuevo sin preocuparse excesivamente de que las reglas puedan cambiar en poco tiempo, complicando su viaje o haciéndolo imposible. Gracias a la información epidemiológica experta del ECDC, estamos seguros de que este protocolo ofrece pautas prácticas y pragmáticas para viajes seguros para la salud", ha dicho el director ejecutivo de EASA, Patrick Ky.

   En concreto, y de acuerdo con la evidencia científica actual y la recomendación del Consejo Europeo, el protocolo propone que las personas que estén completamente vacunadas contra el Covid-19 o que se recuperaron de la enfermedad en los últimos 180 días no deben ser sometidas a pruebas o cuarentena, a menos que provengan de un área de muy alto riesgo o donde esté circulando una variante de preocupación.

   Para viajar desde dichos destinos, se podría considerar el requisito de una prueba negativa: una prueba de detección rápida de antígenos (RADT) tomada no más de 48 horas antes de la llegada o una prueba de PCR no más de 72 horas antes de la llegada. Además, el uso de formularios de localización de pasajeros para facilitar el rastreo de contactos todavía se considera muy importante.

   Del mismo modo, el trabajo insiste en la necesidad de debe mantener una distancia física de, al menos, un metro y usar mascarillas todas las etapas del viaje. Todas estas medidas se recomiendan para los viajes aéreos de la UE, pero también para los viajes aéreos hacia y desde terceros países.

   "El lanzamiento de los programas de vacunación contra el Covid-19 ha permitido la relajación de algunas medidas para los viajeros completamente vacunados. Pero si las medidas se relajan demasiado pronto también para las personas no vacunadas, es posible que veamos un rápido aumento de los casos. Esto se basa en la evidencia científica actual, así como en las predicciones de modelos del ECDC, que tienen en cuenta la relajación gradual de las medidas no farmacéuticas, la circulación de variantes de interés y el lanzamiento de programas de vacunación", ha señalado la directora del ECDC, Andrea Ammon.

   Por otro lado, el protocolo subraya la importancia de la verificación de la prueba de vacunación o la recuperación de los pacientes, recomendando que se verifique una vez en cada viaje, idealmente antes de llegar al aeropuerto de salida. Este también debería ser el caso de los pasajeros en transbordo.

   Las recomendaciones no son vinculantes para los Estados miembros. No obstante, se espera que los países de Europa adopten sus recomendaciones para garantizar la armonización y la recuperación segura del sector del transporte aéreo y el turismo.